EL PAÍS DEL NUNCA JAMÁS. Por Eduardo Ruilova Quezada

Presidente Lenín Moreno visita la ciudad de Santa Elena. Foto: referencial de la Vicepresidencia del Ecuador.

En el segundo informe a la nación presentado el 24 de mayo de 2019,  el presidente de la República, Lenín Moreno Garcés, expone su visión desde el poder, sesgada, enclaustrada de la realidad ecuatoriana; es costumbre en todos los gobiernos, presentar una visión unilateral, una rueda de molino que quiere nos comamos sin digerirla.

Luego, llaman al diálogo, a los acuerdos y sacrificios, todo bajo el paraguas de hacerle un bien al país, en aras de crecimiento, del desarrollo social y productivo. Olvidándose a propósito de que ese bien es única y exclusivamente para la burguesía comercial-financiera-empresarial, nacional y extranjera en monolítica alianza con los sectores agroexportadores.

Con viveza criolla a lo largo de estos dos años de gobierno, él y su séquito tratan de desmarcarse del gobierno anterior, fabricando rupturas de todo tipo para decirnos de manera audaz y cínica, que no son los mismos, que el gobierno anterior son los responsables del despilfarro, corrupción, del excesivo endeudamiento externo con altísimos intereses con financieras chinas, sobreprecios en toda clase de obras y que ellos, son los salvadores de la patria, obligados a endeudarse con el FMI y otros multilaterales de crédito por la cantidad de 12.200 millones de dólares para alcanzar la felicidad no de todos los ecuatorianos sino del selecto grupo de empresarios y banqueros que se benefician desde hace 12 años con la política económica del anterior y actual gobierno.

Sin ruborizarse, aparentando sufrir amnesia senil, como que nunca lo conoció, que no fue amigo ni vicepresidente de Rafael Correa Delgado, ni militante de Alianza País, peor de la Revolución Ciudadana, dando a entender que nada tiene que ver con el pasado reciente de corrupción, saqueo a las arcas fiscales, de tráfico de influencias, de sobreprecios, de endeudamientos excesivos, de represión, de control a la justicia, de empresas fantasmas, en el Consejo Nacional Electoral, en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, de entrega de los recursos naturales (minas y petróleo) a corporaciones extranjeras especialmente chinas y lo más vergonzoso de enredarnos y enrolarnos al narcotráfico internacional; nada de eso recuerda; solamente tiene clarito y presentito, sus “misiones y obras buenas”, por ello, se cataloga como hombre bueno.

Acaso el gobierno de la Revolución Ciudadana no estuvo conformado en su primera etapa por el binomio Rafael Correa Delgado-Lenín Moreno Garcés (2006-2013), Luego por Correa Delgado y Jorge Glas Espinel (2013-2017); en la última etapa de la Revolución Ciudadana han desfilado tres vicepresidentes: Jorge Glas (condenado a 6 años de prisión por asociación ilícita por el caso Odebrecht, ejerció el cargo desde mayo hasta octubre del 2017), sustituido por María Alejandra Vicuña Muñoz, cuestionada por la obtención de un título de master y por solicitar dinero a sus colaboradores estuvo en funciones desde octubre del 2017 hasta noviembre del 2018. El tercer vicepresidente en funciones es el empresario, radiodifusor y economista, guayaquileño, Otto Ramón Sonnenholzner Sper (esperemos que sea el último).

Lento retorno a la amenaza y la brabuconada

El apacible y risueño presidente Lenín Moreno Garcés, al momento que le tocó hablar sobre el asunto minero, como cantante de ópera cambio su tono de voz, de manera amenazante al viejo estilo de su pana Rafael Correa Delgado llamó la atención a los integrantes de la Corte Constitucional para que pongan fin, (no den paso) a las consultas populares sobre la actividad minera en zonas de páramo, humedales, parques nacionales, territorios intangibles y den paso a la libre explotación minera.

El personaje que se desgañita en cada discurso diciendo que respeta la independencia de las funciones del Estado, que no se entromete, ni dispondrá jamás que la justicia actúe de acuerdo a los intereses del gobierno. No pasó mucho tiempo, emulando al ex secretario de la presidencia  en la época correista, doctor Alexis Mera Giller, dispuso de manera indirecta a la Corte Constitucional falle a favor del gobierno, de la Cámara de Minería o de corporaciones transnacionales mineras:

“Quiero hacer un llamado especial a propósito de este tema: como Estado, tenemos compromisos adquiridos para desarrollo minero. Y hay voces que sugieren revisarlos y renunciar a ellos. Bueno…están en su derecho. Es indispensable discutir cómo asumiremos las obligaciones que se deriven de posibles incumplimientos de esos compromisos. Por eso hago un respetuoso pedido a la Corte Constitucional: Si autoriza cualquier mecanismo que implique un incumplimiento que —tarde o temprano— nos obligue a pagar una indemnización, le pido que también invite al pueblo a decidir de dónde saldrán esos recursos, y cuáles serán las fuentes de financiamiento que remplazarían los ingresos a los que debamos renunciar. Esa sería una decisión responsable, que considere todos los aspectos”.

A los pocos días, en Zamora Chinchipe, el señor vicepresidente en alocución pública ratifica que la explotación minera se ejecutará “donde haya minería”.

Argumentan que la explotación de recursos naturales permitirá al Ecuador salir de la pobreza, generar fuentes de empleo; lo que solicitan los gobernantes es que les permitan, den vía libre a la destrucción de la naturaleza, para que las transnacionales mineras la depreden la naturaleza y se lleven los minerales fuera de país, comercializándolos a precios altos y quedándose con la utilidad neta. Mientras que al propietarios del oro, plata, cobre les dejan migajas, las mismas que no alcanzan ni siquiera para la reparación o remediación del daño causado a la naturaleza, a la vida en todas sus formas.

El vicepresidente actual, como buen radio difusor se ha convertido en el comunicador oficial de las políticas públicas a ser desarrolladas por el gobierno,  de sus aparentes y rentables beneficios a corto, mediano y largo plazo; nos dice que del proyecto Fruta del Norte (explotación de oro) ubicado en el cantón Yantzaza, por concepto del pago de impuestos, utilidades y regalías hasta el 2.034, entregará al Estado 1.523 millones de dólares. En apariencia es un mundo de plata, pero si dividimos la cantidad anotada por los 15 años de permanencia en el país, inutilizando la tierra y arrasando con la naturaleza, obtendremos apenas por cada año de explotación del oro, plata y cobre de 101’534.000 dólares.

El proyecto más importante y más largo en explotación de cobre es el proyecto Mirador, ubicado en el cantón el Pangui, zona de la cual explotaran material minero por el lapso de 30 años, tiempo en el cual sacaran material mineralizado por un valor de 20.000 millones de dólares; igualmente si dividimos la cantidad anotada por los 30 años de explotación minera,  tendremos que el Estado ecuatoriano apenas percibirá $666’667.000 por año; de la misma manera si dividimos las utilidades dejada en los 30 años, que suman 5.500 millones dólares para 30 años tenemos 183’334 de dólares anuales.

No será más prudente y beneficioso para el país que se desarrolle lo que se ha dado en llamar la industria limpia, es decir el turismo, que se preserven los recursos naturales bajo tierra en lugar de depredar la naturaleza y  buscar otro tipo de recursos que sean más beneficiosos para los ecuatorianos y el mundo. No es cierto que el gobierno quiera el desarrollo del país, lo que quieren es cumplir sus compromisos con las transnacionales mineras, lo que quiere ves llevarnos a la desertificación de la Amazonía con está aconteciendo en Brasil, Bolivia, Venezuela, Perú, mediante la implementación de proyecto IIRSA, la explotación minera, la apertura se vías de todo tipo, la siembra de soja, el desarrollo de la mega ganadería y de la agroindustria.

No es verdad lo que dice el vicepresidente Otto Ramón Sonnenholzner Sper que: la minería significará cuadruplicar los ingresos mineros en el país, llegar aproximadamente al 4% del PIB y pasar a ser en el transcurso de dos años la segunda industria más importante del Ecuador, después del petróleo”. Lo que sí tendremos en ese lapso de tiempo es más enfermedades incurables, todo tipo de contaminación, destrucción brutal de la naturaleza, migración forzada y con el pasar del tiempo quedarán pueblos fantasmas y descarnadores museos como muestra de lo que jamás debió hacer el hombre por su ambición desmesurada al dinero y por su visión distorsionada y egoísta del buen vivir.

Creen ustedes ecuatorianos que la minería como industria pasará en dos años a ser el segundo contribuyente si “la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) ha validado con el Servicio de Rentas Internas $41,8 millones de ingresos por obligaciones fiscales y laborales entre enero y abril del 2019 de la empresas mineras que operan en el país. Durante el 2018 el ingreso total por estos rublos fue de $53,6 millones”.

En lugar de propiciar la depredación, el gobierno debe seguir el ejemplo de Costa Rica, que anualmente captan cerca de 3.000 millones de dólares por turismo. En el caso ecuatoriano, cifras dada por la ministra de turismo Rosi Prado de Holguín el año anterior (2017) ingresaron al alrededor de 480.000 turistas, lo que generó 1.900 millones de dólares por año, convirtiéndose en la tercera fuente de recursos económicos después del petróleo, el camarón y el banano.

Ésta es la muestra más clara de donde obtener recursos sin atentar contra la naturaleza y la vida, al contrario debería el Estado generar políticas de mayor control ambiental, impedir todo tipo de explotación minera, ya que solamente del turismo podemos sacar mucho más dinero de lo que pueden dar los 5 proyectos calificados como prioritarios por el gobierno nacional.

Queremos más, dennos más….

El sistema financiero en el año 2018 alcanzó 554 millones de dólares por utilidades, sin contar los $200 millones por el cobro de servicios bancarios. Mientras que las 1000 empresas más grandes del Ecuador, propiedad de 217 grupos económicos del país, en el año 2016 vendieron $68.800 millones y en el 2017 vendieron 74.219 millones de dólares, es decir 5.419 millones de dólares más; de ellas, las 25 principales empresas obtuvieron 2.613 millones de dólares de utilidades.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y otros organismos de crédito internacionales saben y conocen que las medidas económicas y las reformas laborales que va a tomar el gobierno de Lenín Moreno Garcés, garantiza su cobro de intereses y capital, a la vez, causará más pobreza y miseria a los ecuatorianos, como acto humanitario y desinteresado destina 400 millones de dólares para “combatir” la pobreza resultante del desempleo que provocaran: la reducción del Estado, la optimización de las empresas y bienes públicos y las reformas laborales.

Como para la burguesía el dinero lo es todo, recurren a su aliando internacional el FMI para que les apoye en sus afanes de acumulación de capital, sin importarles en las condiciones económicas y sociales que quedan la mayoría de ecuatorianos, impondrán a nombre de mejorar y fomentar empleo y trabajo impondrán las reformas laborales y económicas desde la Asamblea Nacional, el lugar perfecto para sus dantescos fines.

Beneficiarios económicos y políticos desde siempre, con asambleístas y leyes a su favor, entre otras: la Ley de Fomento Productivo; la Ley Orgánica para la Reactivación de la Economía y Creación de Empleo; las leyes de remisión económica con la cuales se beneficiaron con una suma aproximada a los 5.000 millones de dólares (representa el 50% del préstamo internacional); el Código Orgánico de la Producción; las  inversiones estatales en obras públicas y medidas económicas tomadas por el régimen en su  favor; los planes concesionarios en la red vial, el tren playero, que a nombre de brindar y mejorar el turismo en el sector costanero, terminará favoreciendo directamente a los concesionarios del puerto de Posorja, representada por la señora Isabel Noboa Pontón y el Grupo Nobis.

La Carta de Intención plantea “monetizar activos que permanecerán bajo  propiedad pública pero cuyos derechos de concesión serán otorgados a socios privados. Este proceso se realizará de manera absolutamente transparente, maximizando los beneficios para el Estado, asegurando que la cobertura de servicios no sea afectada y evitando pasivos contingentes en la presupuestación”. Es decir, la concesión de los bienes públicos se realizarán mediante la tramposa alianza Público-Privada, mecanismo con el cual el Estado invierte en infraestructura, para que luego la inteligente iniciativa privada administre lo realizado por el Estado sin haber puesto u solo centavo

Continúa las obras suntuosas, como si sólo Quito y Guayaquil fueran Ecuador, les ofreció “…una inversión de 800 millones de dólares, construimos, reconstruimos y ampliamos 14 carreteras y 5 puentes. Y empezamos a hacer realidad el corredor vial Quito-Guayaquil. ¡Cómo puede ser posible que entre las dos ciudades más importantes del Ecuador, entre la capital política y la capital económica, no haya una súper carretera! Que irresponsabilidad, que dejadez. Tenemos que solucionar este problema construyendo ese corredor vial, que incluye pasos laterales, túneles y pasos elevados, así como el proyecto denominado “Tren Playero”. De igual manera, ya está concesionada la vía Machala-Guayaquil, otra demanda de los hermanos guayaquileños y orenses. Y también la vía Guayaquil-Salinas. Además, están en proceso de concesión el viaducto sur de Guayaquil y el corredor vial Jujan-Quevedo-Santo Domingo”.

No contento con otorgarles semejantes beneficios a los grupos económicos del país, en frontal entreguismo, quitándose la careta dijo y demostró, que nunca fueron de izquierda sino de derecha, reconociendo y felicitando al ex alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, por introducir buses y vehículos eléctricos. A propósito, felicitaciones al señor ex alcalde de Guayaquil Nebot, querido amigo, el cual junto con nosotros inició esto en la queridísima ciudad de Guayaquil”. Dándole un tácito apoyo y expedito el camino hacia Carondelet para el 2021, con campaña y auspicio anticipado,  recorre el país ofertando su “modelo de ciudad”; es decir, pronto tendremos un malecón 2000 en Quito, Cuenca, Imbabura, Riobamba, con inmensas torres departamentales construidas por los beneficiarios directos de la regeneración urbana: el grupo Nobis; y, de yapa nos dan conque divertirnos y distraernos: una rueda moscovita.

Supuesta lucha contra la corrupción

Niega haber sido partícipe viajero en el tren bala para la corrupción, llama a la imaginación a los asistentes para que rompan con ese pasado infamante del cual fue parte, que hagan transbordo a otro vehículo (posiblemente una nave espacial) para que se conviertan (según él) en hombres de futuro al expresar:

“Imagínense la invitación a viajar en un tren. Nos dicen que es un tren bala. Que gracias a él llegaremos —en un abrir y cerrar de ojos— al futuro prometido. Pero apenas arrancamos, descubrimos que los asientos están rotos. Que el motor empieza a toser. Que no tiene energía, que los pistones están desgastados y las ruedas oxidadas…. Y a la primera curva, casi nos descarrilamos. ¡Imaginémonos un tren así! Nos mintieron. Nos dijeron que todo funcionaba a la perfección. Que tenía vida para rato. Pero en verdad, no era así. Lo que sí tenía vida eran los roedores que merodeaban en los vagones. Pero aprendimos la lección. La lección es: la única forma de cambiar el pasado, es impedir que influya sobre nuestro futuro. ¡La única forma de cambiar el pasado, es impedir que influya sobre el futuro!”.

Luego de que los gobernantes de Alianza País saquearan a la nación en 75.000 millones de dólares, según informe del propio BID, colaborador financiero incondicional de los inquilinos de Carondelet y sus huéspedes principales: Correa Delgado-Lenín Moreno, luego Rafael Correa-Jorge Glas; desde el 2017 se hospeda Lenín Moreno Garcés, personaje que cada lunes dice que lucha contra la corrupción, pero no se ve resultados económicos, jurídicos o políticos; cierto es que algunos están en la cárcel, pero sin sentencias y sin recuperar un solo centavo de lo robado.

Para continuar haciéndonos pendejos (según él) una vez más, astutamente nombraron dos comisiones anticorrupción, la una con personajes vinculados al gobierno y al correismo, la otra, recientemente integrada, con interlocutores internacionales pero sin poder resolutivo ni sancionador, solamente tiene el carácter relumbrón de asesora, para recomendar lo que deben hacer; pero, por conveniencias mutuas nadie da pie con bola, al parecer el bisturí para ejecutar la cirugía mayor contra la corrupción, entre tantos comisionados lo extraviaron o le pusieron en el tren bala, para con semejante velocidad se desintegre.

“Creamos una Comisión Internacional de Lucha contra la Corrupción, integrada por cinco expertos de trayectoria indiscutible, con el respaldo de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito. Y todo el sector público tendrá unidades de Integridad Ética, además de la ISO Anti-Soborno. Hemos hecho nuestra parte. Ahora requerimos que el sector privado que contrata con el Estado, adopte las mismas prácticas. La corrupción afecta a todos y combatirla va más allá de ideologías y banderas partidistas. Esta cruzada implica un compromiso del país. Cada ecuatoriano debe izar la bandera de lucha contra la corrupción”.

“Retro” reformas para beneficio económico de la burguesía comercial-financiera-empresarial

Lenín Moreno Garcés, continuando su informe a la nación, en apoyo a la empresa privada y al FMI, manifiesta que es:

“…necesario crear más trabajo, más empleo, más oportunidades, que serán resultado de una apuesta masiva de confianza. Por ello: ¡No lo piensen más, empresarios honestos del país, inversionistas internacionales! ¡No lo piensen más emprendedores de todo tamaño, socios y aliados del desarrollo económico!”.

Pero en los últimos meses el equipo gobernante ha hecho precisamente lo contrario, según el abogado Andrés Madero Poveda, ministro del Trabajo (e), mediante oficio había dispuesto la salida de casi 3000 trabajadores del sector público; pero terminó desvinculándolos a 11.820 trabajadores, desde diciembre del 2018 hasta febrero del 2019; la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO-EP) tiene planificado hasta finales del 2019 despedir (ahora llaman optimizar) al 10% del personal que labora en las 21 empresas públicas del Estado.

Cifras más alarmantes son la que proporciona el INEC manifestando que hasta marzo del 2018, había 3’356.562 personas laborando; en marzo de éste año (2019), en el sector urbano 3’094.795 tenía pleno empleo; en un año se han perdido 261.767 puestos de trabajo entre públicos y privados.

“Ahora es el momento de concentrarnos en el futuro. Es el momento de plantar las bases de un gran acuerdo en el que trabajadores, empresarios, comunidades, autoridades seccionales, funciones del Estado y gobierno, pactemos los términos inamovibles de un convenio de unidad por el trabajo, la producción y la prosperidad”.

Pese a que las Cámaras y el gobierno niegan que el FMI en la Carta de Intención firmada en marzo de este año, “recomienda” (léase ordena) la implementación de reformas laborales y la reducción del Estado, en un 30%; en números, representan unas 160.000 familias que se  quedarán sin sustento diario por tiempo indefinido, hasta que encuentren nuevos empleos:

Mercados Laborales.  Ecuador requiere una reforma laboral urgente que ayude a reducir la informalidad –particularmente de mujeres y de trabajadores jóvenes– e incremente la predisposición de los emprendedores y las empresas para contratar trabajadores y crecer. Una reforma laboral implica adaptarse a las condiciones del mercado y de la sociedad retirando cuidadosamente las restricciones actuales que resultan en menores oportunidades para las personas que no tienen un empleo. Con esta reforma disminuiremos gradualmente los costos implícitos de contratación y generaremos incentivos para la creación de empleos y para el crecimiento de pequeñas y medianas empresas. Esta reforma permitirá que el actual mercado del trabajo converja hacia uno que se adapte adecuadamente a las necesidades de distintos sectores y responda a las necesidades de las mujeres y los jóvenes”.

Las Cámaras de la Producción en su único interés de mejorar, aumentar sus ganancias y utilidades, pretextando mejorar la productividad, competitividad, a través de una intensa campaña propagandística con apoyo de los medios de comunicación, parte integrante de esta trama de desprestigio en contra de la clase obrera manual e intelectual (proletariado hoy la llaman precariado), en el ámbito privado y público, tiene como finalidad legalizar y legitimar aún más la explotación laboral. Para su justificación plantean la elaboración de un “nuevo” Código Laboral, bajo el argumento de que el anterior ha sido elaborado en 1938 y es caduco en la actualidad, pero no hacen mención a un sinnúmero de reformas que han sido realizadas por la Cámara de Representantes, Congreso Nacional o Asamblea Nacional desde su promulgación.

Dentro sus reformas catalogadas como moderna y acorde con los tiempos actuales, el sector empresarial hace 40 planteamientos para que “sea tomados en cuenta” por parte de la comisión de salarios, porque ellas permitirán mejorar la productividad  en sus empresas. Dichas reformas constituyen un claro retroceso a la clase obrera ecuatoriana, los perjudica en sus derechos laborales, conseguidos en largas y sangrientas jornadas de lucha tanto en gobiernos democráticos o en dictaduras civiles o militares; por lo tanto, de ninguna manera han sido dádivas entregadas por la burguesía comercial-empresarial-agraria.

Citare algunas de las reformas planteadas por las Cámaras de la Producción y que creo las más importantes, resumiendo el texto (en caso de ser necesario y situando el número de la propuesta:

Al Código del Trabajo vigente plantean las siguientes reformas: en el Título I, del Contrato Individual del Trabajo, Capítulo I, en el artículo 11, literal c) agregan: “Por tiempo fijo”; quedando de la siguiente manera: c) “Por tiempo fijo”, por tiempo indefinido, de temporada, eventual y ocasional;

En artículo 14, definen el contrato de tiempo fijo, de la siguiente manera: “Contratos tipo y excepciones.- Los contratos individuales de trabajo por tiempo fijo o por tiempo indefinido son modalidades típicas de la contratación  laboral estable o permanente. Para el contrato por tiempo fijo se establece un año como tiempo mínimo de duración  y tres como máximo de duración. El contrato por tiempo fijo puede ser prorrogado, expresa o tácitamente, hasta el tiempo máximo antes indicado. Si luego del plazo máximo el contrato por tiempo fijo no ha terminado, se transformará en un contrato por tiempo indefinido”.

El artículo 181 del Código del Trabajo que se encuentra derogado por el artículo 29 de la ley s/n R.O. 483-3S, 20-IV-2015, las Cámaras plantean su actualización con el siguiente texto: “Agréguese el Art. 181 del Código del Trabajo con lo siguiente: Art. 181.- Indemnización por terminación del contrato antes del plazo convenido.- Tanto el trabajador como el empleador podrán dar por terminado el contrato antes del plazo convenido.

Cuando lo hiciere el empleador, mediante despido intempestivo, pagará al trabajador una indemnización equivalente al cincuenta por ciento de la remuneración total, por todo el tiempo que faltare para la terminación el plazo pactado.

Igualmente cuando lo hiciere el trabajador, sin que medie desahucio o visto bueno, pagará al trabajador una indemnización equivalente al veinte y cinco por ciento de la remuneración total, por todo el tiempo que faltare para la terminación el plazo pactado”.

Sobre el derecho de huelga entre los 40 planteamientos está su eliminación:

1).- Se elimina la posibilidad de huelga por contestar negativamente el empleador a la reclamación de contrato colectivo de los trabajadores y por despedir a un trabajador cuando ha sido notificado el empleador con un proyecto de contrato colectivo. Se mantienen las restantes causales de huelga legal que ya preveía el Código.

2).- Se elimina la posibilidad de huelga por contestar negativamente el empleador al pliego de peticiones de los trabajadores y por despedir a un trabajador cuando ha sido notificado el empleador con un pliego de peticiones. Se mantienen las restantes causales de huelga legal que ya preveía el Código.

3).- Se elimina la posibilidad de huelga por no producirse conciliación entre la parte trabajadora y la parte empleadora. Se mantienen las restantes causales de huelga legal que ya preveía el Código.

4).- Se establece como requisito para la huelga que esta sea aprobada por la mayoría de los trabajadores

5).- Se permite la terminación unilateral de los contratos, sin que medien indemnizaciones, si la huelga fuese declarada ilícita. 

Estudió Sociología en la Universidad de Cuenca; realizó un curso de Educación Política en la Escuela “Julio Antonio Mella” de la Habana Cuba, ha participado en seminarios nacionales e internacionales. Sus publicaciones son: “Imperialismo, Deuda Externa y Militarismo en América Latina”; “Apuntes Sobre Democracia y Globalización”; “Gutiérrez: Edecán del Imperio”; “Entre el Consenso de Buenos Aires y el Socialismo del siglo XXI”; “La Derecha Disfrazada”; “Falsa Revolución” y “El Maridaje del Correísmo con los Grupos Económicos del Ecuador”.