CONVERSACIONES DEL MÁS ALTO NIVEL, VERSIÓN NADA QUE VER PAPPERS. Por Hugo el búho

Ola Bini es un desarrollador de software libre y defensor de la privacidad. Foto: cortesía de freeolabini.org

A

ló. Fiscalía

-Sí, con los mismos

– De parte de los jefes me comunico. Seré rápido. En vista de que no hay pruebas de que ese sueco atacó la integridad de los sistemas informáticos, y como en esta semana se acaba la etapa de instrucción fiscal, les sugiero muy comedidamente, de la manera más cordial, sin ningún tipo de presiones, que hagan el favorcito de cambiarle el delito, una reformulación de cargos, ¡qué tal! De lo que sea, pero no permitan que los jefes queden como idiotas. Ya bastante tienen con lo que les dicen en redes: el jefe mayor y la jefa de gobierno se los agradecerán como corresponde. Impútenle algo que sea creíble para no quedar como que el gobierno es el que quiere meterle preso por las santas alverjas.

– Hemos escuchado el mensaje con todas las letras del abecedario. Fiscalía, siempre solícita con las sugerencias sutiles de carondelet, hará todo lo que está en sus manos para que este sueco no se nos vaya a ir así como así. Le abriremos otra causa penal que dejará boquiabiertos a todos.

– Esa es la fiscalía que el país se merece. Sobre todo ahora que Amnistía Internacional quiere ponerse de su lado. No hay que permitirle que se salga con la suya al amigo de ese Assange.

– Usted tranquilo que a nosotros también nos caen mal los suecos, los austriacos y todo aquel que haga quedar como idiotas a los jefes.

– Mientras tanto nosotros moveremos los hilos mediáticos, virtuales, lapostásicos y pelagateros para que sea un golpe certero. Así que, por favor, lancen esa ofensiva de reivindicación fiscalera para proceder como corresponde. Ah, y felicitaciones por esos chats del correato, ¡pepa!

– Solo hacemos nuestro trabajo, jajajaja.

– Son unos terribles. ¿Vieron que ya nadie se acuerda de los INA papers? Todo es cuestión de tener los amigos correctos en los medios correctos.

– Son unos terribles.

– ¿Y cuál sería la acusación al sueco?

– Bueno, tenemos algunas opciones. Una de ellas es un video que justo lo filmó cuando digitaba su clave del celular. Otra es unas conversaciones con algún hacker ecuatoriano en donde le dice que debe pagar del teléfono en CNT. Esa captura de pantalla es una prueba de fuego. Y si quedan dudas podemos decir que el sueco en mención intentó enviar mensajes cifrados en sueco a Assange, y que como aquí nadie sabe sueco, lo procesaremos hasta que aparezca un traductor confiable. Hasta eso ya lo ablandamos y lo obligamos a que confiese que es culpable de algo.

– Chuso, pero no les veo tan convincentes a esas pruebas. ¿No hay más?

– Bueno, podemos decir, también, que sus números de contacto son claves internacionales usadas por la gente de Putín y que incluso pudieron ser usadas por terroristas islámicos que pasaron por nuestro territorio, así ya no quedarán dudas de nada.

– ¡Son unos terribles! ¡Fiscalía, fiscalía, ras-ras-ras!