VIAJE EN EL TIEMPO: LOS PAQUETAZOS DEL SIGLO XX. Por Andrés Gómez

Los postulados del discurso neoliberal son debatidos en casi todos los campos, desde el político, económico, social, académico incluso con el avance de la tecnología podemos ver debates en redes sociales, en defensa y oposición a la economía de mercado que tenemos a nivel global.

Y es que es necesario debatir los fenómenos negativos que produce el neoliberalismo. En primer lugar, es menester acercarnos a la noción de mercado, que tiene un sentido esencialmente sociológico y político  que supone el deseo y la posibilidad de construir y formar una sociedad civil autorregulada e inmediata a sí misma[1].Esto produce un alejamiento de la política y del Estado en la regulación de la vida económica y social, al igual que el liberalismo, su principio filosófico es el individuo, que está siempre por encima de cualquier institución.

La libertad individual sirvió para legitimar el derecho a la propiedad privada burguesa frente a las formas feudales de propiedad[2] , es evidente que esta filosofía es completamente opositora a los derechos colectivos y fortalece la dominación de pocos a grandes masas con una significativa brecha económico-social.

El neoliberalismo en América Latina adquiere fuerza, desde 1970 hasta finales de la década de los 90, fuera del Ecuador sus máximos exponentes son el presidente de EEUU, Ronal Reagan; y Margareth Thatcher, en el Reino Unido, mientras que la ola neoliberal en los países del tercer mundo empieza con la dictadura de Augusto Pinochet, quien apoyado por el titan estadounidense, anulan la iniciativa socialista que Salvador Allende anhelaba para su país.

Este proceso fue ejecutado por dos direcciones: la desestabilización interna del recién creado gobierno de Allende, por medio de la manipulación y la conspiración con ayuda de las élites;y la acción exterior mediante el bloqueo, con el fin último de subordinar a Chile a las políticas conservadoras[3].  La primera será la estrategia que se usará en el resto de países incluido el Ecuador. Nuestro país no estuvo exento de que sus políticos se alineen a esta concepción neoliberal, por eso no es sorpresa  que en nuestro país la injerencia estatal en la obra pública tenía poca estimulación. El país se encontraba en sectores marginales rurales, en el olvido, sin carreteras, sin asistencia en servicios básicos como luz, agua, alcantarillado, etc.

Se emitieron leyes que provocaron altos índices de pobreza y un gran beneficio a las élites que han estado siempre muy cercanas a los gobiernos de turno. Y para no irnos muy lejos empecemos por el gobierno del ex presidente Osvaldo Hurtado, que asume el poder luego de la muerte del ex presidente Jaime Roldós que hasta el día de hoy es cuestionada. Hurtado, un demócrata cristiano, será recordado por la sucretización que vivió el Ecuador, en la que el Estado adquirió la deuda extranjera privada en dólares y permitió que los empresarios endeudados internacionalmente paguen al Estado en sucres, moneda actual de aquella época.

Sixto Duran Ballen, en este gobierno se implementaron políticas neoliberales con mucha más técnica, promovidas por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el  Banco Mundial (BM). En este periodo se eliminó las regulaciones que hacia la superintendencia de bancos a la banca nacional, lo que provocó que la irresponsabilidad de los bancos años más tarde genere un feriado bancario .  Tampoco  debemos olvidar los famosos escudos fiscales, es decir, que las empresas no pagaban impuestos y era el Estado el que dotaba de beneficios a los empresarios. Otra ley como la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero redujo los requisitos que una persona necesitaba para crear un banco,  además  redujo las formas de controlar y regular las instituciones financiera y el sistema bancario en sí.

Jamil Mahuad, un gobierno con la característica de que sus carteras de Estado y demás instituciones que la conforman estaban lideradas por banqueros como Guillermo Lasso, dueño del Banco de Guayaquil, que fue gobernador del Guayas y ministro de Economía; Álvaro Guerrero, del Banco de la Previsora presidente del CONAM, entidad encargada de las privatizaciones de las empresas; Jorge Egas Peña, superintendente de Bancos. En este gobierno se aprueba otra ley de carácter neoliberal, la mayoría de aquel entonces que conformaba el Congreso Nacional estaba compuesta por el Partido Social Cristiano (PSC), Democracia Cristianay el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), quienes fueron los que con mayoría de votos aprobaron la Ley de la Agencia de Garantía de Depósitos, donde se establecía la obligatoriedad para que el Estado asuma sin límite los pasivos de los bancos.

En este mismo sentido, el Gobierno y la Superintendencia de Bancos en cadena nacional informaron el decreto de un feriado bancario de 48 horas que al final duró una semana. Este hecho fue una de las mayores crisis económicas y sociales que ha sufrido nuestro país, con el congelamiento de las cuentas de ahorros y depósitos de los ecuatorianos. Algunos habían vendido sus renuncias para comprar pólizas de acumulación, al final millares de ecuatorianos se quedaron sin dinero y sin trabajo. Los únicos beneficiarios de este salvataje fue la misma banca, ya que, el mismo Estado con dinero de todos los ecuatorianos dio auxilio para que no quebraran el resto de bancos.

Además, se debilita la organización sindical a través de la figura del comité de empresa donde participaban también los patronos[4]. Si bien dijimos que este modelo atenta y se opone al derecho colectivo, así lo hizo en estos años y lo hace hasta la actualidad. Muchos obreros, sindicatos, movimientos sociales fueron desarticulados, es decir, el neoliberalismo necesitó del Estado especializado en implementar medidas que favorezcan este modelo, así como también del uso de la represión en contra de un pueblo que se organizaba.

El actual Gobierno se ha caracterizado desde un inicio por su apego a las antiguas elites que dominaban el país ha implementado políticas que terminan afectando a toda una población en especial a los sectores de clase media y empobrecida, los despidos a trabajadores del sector público, el impago a la seguridad social, fuerte represión a movimientos sociales y organizaciones políticas  inconformes con su modelo de gobierno y ejecución de políticas que responden a intereses extranjeros y de corte neoliberal.

El programa económico del FMI ya ha pasado su segunda revisión, un equipo técnico que respaldará este programa por cinco años es el que lo revisa y su principal líder Anna Ivanova, aseguró que el Ecuador ha cumplido con los requerimientos que se exigen[5]. Todo esto con el respaldo del sector empresarial burgués. La Cámara de Comercio de Guayaquil, en su documento “40 reformas al Código del Trabajo para la creación de empleos e impulso de la competitividad”, propone[6]:

  1. Sustitúyase el primer inciso del Art. 47 del Código del Trabajo por lo siguiente:
    “La jornada máxima de trabajo será de doce horas diarias y no se excederá de cuarenta horas semanales, salvo disposición de la ley en contrario.”
    b) Sustitúyase la palabra “cinco” del Art. 47.2 del Código del Trabajo por lo siguiente: “seis”.
    c) Sustitúyase el Art. 50 del Código del Trabajo por lo siguiente:
    “Art. 50.- Límite de jornada y descanso forzosos.- Las jornadas de trabajo obligatorio no pueden exceder de seis en la semana. Las horas de trabajo semanales serán distribuidas conforme lo acuerden las partes.
    Los días domingos serán de descanso forzoso y, si en razón de las circunstancias, no pudiere interrumpirse el trabajo en tales días, se designará otro tiempo igual de la semana para el descanso, mediante acuerdo entre empleador y trabajadores.”
    g) Deróguese la frase “el sábado o” del No. 4 del Art. 55 del Código del Trabajo.
    h) Sustitúyase el Art. 65 del Código del Trabajo por lo siguiente:
    “Art. 65.- Días de descanso obligatorio.- Además de los domingos, son días de descanso obligatorio los siguientes: 1 de enero, viernes santo, 1 y 24 de mayo, 10 de agosto, 9 de octubre, 2 y 3 de noviembre, 25 de diciembre y los días lunes y martes de carnaval.

A la nuevas y antiguas burguesías, desde lo político, la sociedad y en especial los movimientos sindicales, organizaciones de la sociedad civil que se articulan  para interpelar al Estado son vistos como enemigos.

Así la privatización de las empresas también  fragmenta a la organización obrera, anula los contratos colectivos de trabajo, despido de empleados, sumado la reducción del gasto público que produce la reducción del salario, transfiere valores de lo estatal a lo privado, al mismo tiempo, las transferencias de capital del sector patronal al Estado vía impuestos, que se materializa en las reformas tributarias propuestas y aplicadas, de disminución o supresión de los impuestos al patrimonio empresarial o a las ganancias capitalistas, y su sustitución por impuestos indirectos que recaen en forma inmediata sobre las rentas del trabajo[7].

Si bien en los diez años de gobierno del ex presidente Rafael Correa se logró algunos avances que irrumpieron con la practica de la vieja política conservadora y neoliberal. Como país periférico y dependiente de los centros de gestión del gran capital transnacional, estamos sometidos a que nuestra economía se integre a las economías de primer mundo, a costa de que el pueblo ecuatoriano sea el más afectado. Estamos ante un proceso de retroceso de derechos logrados por luchas significativas que no deben ser jamás olvidadas como aquel primero de mayo 1886, no deben ser olvidadas por que la practica neoliberal estará siempre intentando agonizar mas a las masas populares recordándonos que no somos libres como se predica, que seguimos siendo los “naidenaiden, nadien y nadies”.

* Estudiando Ciencias Políticas en la Universidad Central del Ecuador

[1] Saprin Ecuador. Red de la Sociedad Civil para las Alternativas Económicas. ¨Los impactos del neoliberalismo. Una lectura distinta desde la percepción y experiencia de los actores¨ PP. 94. 2003.

[2] Vázquez Moreno, Carlos. Neoliberalismo versus el buen vivir síntesis de una visión crítica. 2015

[3] Muñoz, Laura. El ascenso y caída de Salvador Allende. 2018.

[4] Vázquez Carlos. Incidencias de las políticas estatales sobre la clase y movimiento proletario en la crisis: conflicto y respuesta (1984-1989) C.A.H.-IDIS.

[5] Fondo Monetario Internacional. Comunicado de prensa. 23 septiembre 2019.

[6] Juan Paz y Miño. Perfil de Facebook. 26 septiembre 2019.

[7] Cobos Padrilla Emilio. Las políticas neoliberales y la cuestión territorial. Cuadernos de Economía. No. 14. Bogotá, 1990. pp. 115-140