EXPLOSIÓN SOCIAL. Por Ileana Almeida

Guardia indígena custodia al aseguridad en el velorio de Inocencio Tucumbí, en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

El pueblo ecuatoriano soporta no pocas necesidades materiales que desgraciadamente los gobiernos no están dispuestos a escucharlas, a conocerlas y a satisfacerlas. En el campo, la actividad productiva se vuelve sumamente difícil dada la pobreza de la tierra, la falta de semillas, el escaso desarrollo tecnológico, el difícil acceso al transporte, tierras comunales  vendidas para el monocultivo de las empresas, la escasez de riego, la presencia de plaga,altísimos índices de desnutrición y morbo-mortalidad infantiles…

En los barrios populares de las ciudades las necesidades igualmente son muchas: carencia de plazas de trabajo,bajos sueldos, ocupaciones precarias, alimentación deficiente, ausencia de políticas culturales.

En semejantes circunstancias suprimir el subsidio de la gasolina sin antes  haber hecho un minucioso examen de las condiciones sociales, es, por decir lo menos, temerario. Escuchamos con atención las intervenciones de los ministros en TV, discursos inapropiados, ideas utópicas e improvisadas. Uno de los ministros ocupó su tiempo de exposición en comparar los daños que una mina a cielo abierto puede ocasionar, con la explotación de una cantera.

¿Estamos dejando de lado el componente destructivo del correismo? No por supuesto, la moral del correismo es cínica e hipócrita, terrorista y carente de auténticosideales de izquierda.

La situación real del país se refleja en la conciencia de la gente que se toma las calles y las carreteras, angustiada por el peso de la crisis. Es interesante señalar que las protestas y los tumultos no tienen ideólogos, salvo una minoría de dirigentes obreros e indígenas a la cabeza de las manifestaciones, aunque, como se ve,reaparecen antiguos maoístas, mariateguistas, estudiantes aburridos, algunos altruistas, campesinos y muchos  aventureros.

El movimiento indígena merece una reflexión aparte. Desde los años 90 se convirtió en una especie de modelo de protesta social, de acto cultural.Para todos era emocionante verlos marchar con su wipala, con sus cantos y danzas, los amazónicos traían en sus manos piezas arqueológicas encontradas en sus territorios y venían con los rostros pintados de guerreros. Lasdemandasdela Conaiesiempre fueron justas porque son el resultado de una reflexión colectiva: no más concesiones mineras, defensa del agua, necesidad de un sistema de EIB, transporte comunitario, aplicación  de la justicia indígena en las comunidades. Los diálogos ofrecidos por el gobierno nunca tuvieron lugar, lo que demuestra una miopía política evidente.

Ahora los indígenas perciben claramente que la eliminación del subsidio a la gasolina es una imposición del Fondo Monetario Internacional, que con sus políticas va a agravar la situación económica del  país. La lucha indígena tiene  respaldo de los centros académicos, de varias ONGs y de mucha gente honrada y moral.

* Filóloga. Profesora universitaria, investigadora, periodista. Nacida en Ambato, Ecuador. Es autora de varios libros, ensayos y artículos de su especialización. Algunos de sus trabajos han sido publicados en México, Perú, Estonia, España, Alemania.