LENÍN NO CEDAS. Por Alfonso Muñoz

El presidente Lenín Moreno decreto estado de excepción a nivel nacional en respuesta del paro nacional.

Lenín no cedas fue la tendencia artificial en redes, creada por la Secretaría de Comunicación, expertos en artificios desde el gobierno anterior.Lenín no cedas es un clamado popular, en el supuesto de tu ingenuidad e ignorancia, en el supuesto de la manipulación que padeces, en el supuesto de tus inintencionados errores, en el supuesto de que efectivamente quieres la paz para tu país y no la paz con guerra que textualmente expresa Jaime Nebot con calculadora en mano y binoculares desde Mocolí, viendo como le ahorras el conflicto en su ilusa futura presidencia.

Lenín no cedas a Nebot y su perversa verborrea a nombre de Guayaquil que a muchos exalta, porque justamente esos muchos han sido despojados políticamente y transformados en consumidores de su administración vende humo, que se dispersa y no llega más allá de la “regeneración urbana”.

Lenín no cedas al FMI, receta añeja de cómo hundir expeditamente a un país… para luego verlo “resurgir”, esclavizado y desprovisto de sus bienes por la mano privatizadora empresarial.

Lenín no cedas a Oswaldo Jarrín, el mismo que se opuso a que finalizara la instrucción de ecuatorianos en la Escuela de las Américas y ahora saca toda su experiencia de la misma contra su pueblo. El que paradójicamente, en el momento exacto en que te encuentras en cadena nacional hablando de paz y diálogo, está bombardeando marchas pacíficas de mujeres, apuntando al pueblo con mayor agresividad, amenazando y actuando con ley marcial.

Lenín no cedas a Romo, que de burguesa rupturista a burguesa a secas ya no tiene ojos para el abuso y defensa de los derechos humanos, omitiendo a diario las detenciones arbitrarias y las golpizas a personas sin armas por parte de su policía. La misma que se disculpa con las universidades por las bombas que “han caído” y no por las que lanzaron contra niñas, niños, adolescentes y voluntarios que permanecen en las mismas. Que contribuye a la desinformación y xenofobia, con la detención de venezolanos por haberse encontrado en las inmediaciones del aeropuerto, manipulando información para seguir el libreto de desestabilización internacional y debiendo liberarlos posteriormente por ser conductores de Uber que trabajan en ese lugar. La misma que no logra aclarar el crimen de la policía en el Puente de San Roque, porque simplemente no le conviene.

Lenín no cedas a los empresarios, que en nuestra América Latina se presentan desvergonzadamente como economistas, sociólogos y goreros, capaces de dictar políticas públicas y de no acatarlas, nos atemorizan por los  supuestos males sociales venideros.

Lenín no cedas a la oligarquía que ellos representan, tu única partidaria en este momento. La misma que expresa en su comedia “solidaria y fraternalmente” rechazar el subsidio a los combustibles porque dicen ser mayormente favorecidos por el tamaño y número de carros que poseen, sin embargo se opusieron al impuesto verde que compensaba la distribución de los recursos, amparados en sus asambleístas que lo eliminaron arguyendo que el impuesto no era verde, sin embargo tampoco hicieron nada por transformarlo efectivamente en verde.

Lenín no cedas a la Asamblea que nada hace. Al menos no cedas a su negligencia.

Lenín no cedas a los medios que tergiversan la información, que estigmatizan, que segregan, que titulan –sólo a modo de ejemplo- con su correspondiente contenido racista: “El país camina a la calma, los indígenas, a la violencia”; “Civilización v/s Barbarie”; “El Ágora, tumba del diálogo y epicentro de la sinrazón”. Proponiendo constantemente en sus relatos una separación entre el “ecuatoriano” y el “otro”: el indígena e inoculando con sus discursos odio racial y colonialismo “civilizatorio”.

Los mismos que se expresan con sobresalto por el daño del patrimonio arquitectónico de Quito como lo hicieron con el incendio en Notre Dam y se refieren a los manifestantes heridos y fallecidos con sosiego como lo hicieron cubriendo el desastre en la amazonía; omitiendo la principal riqueza que guarda la historia arquitectónica de Quito que es la mano de obra indígena esclavizada.

Los mismos que en opiniones apoyan el discurso de desestabilización internacional, para desviar la atención argumentando que “no es posible que el pueblo haya salido a las calles y se haya organizado tan rápido sin apoyo exterior”, desconociendo a su gente y la historia que despierta después de 10 años.

Aquellos mismos que prolongan el tiempo para cubrir –a plano cerrado- en la Tribuna de los Shyris y en el Malecón, pero que limitan la cobertura de las marchas masivas que recorren Quito, Guayaquil y todo el país.

Los mismos que se entrevistan entre ellos, pero cuando salen a las calles se ridiculizan y viralizan incitando, azuzando, induciendo, instigando respuestas que no encuentran en la población y concluyendo inmediatamente -incluso en vivo- entrevistas no favorables al discurso oficial.

Aquellos que escuetamente mencionan “indígenas fallecidos en medio de los incidentes” y relatan profusamente “policías heridos por los manifestantes”.

Aquellos que no muestran la realidad, que sí muestran los medios alternativos con gran esfuerzo y a través de redes nos permiten informarnos de la verdad.

Lenín no cedas a Michelena, entrenado cabalmente en el gobierno anterior- haciendo actualmente lo mismo que ofreció erradicar, con distinta figura pero igual manipulación de la información. Inventaron la desestabilización desde Venezuela para lograr apoyo internacional, lo lograron parcialmente, pero de paso deslegitimaron las razones de todos los manifestantes, como lo sigues haciendo vinculándolos a la delincuencia y al vandalismo, que es propio del caos social que tú generaste, no de la genuina resistencia que se expresa mayoritariamente en todo el país y que Romo y Jarrín han reprimido con brutal exceso tornando violentas marchas pacíficas.

Al estilo de la Secretaria de Comunicación fuiste capaz de decir en cadena nacional que el diálogo ya daba frutos y fue desmentido por todos los sectores, incluso el arzobispo de Guayaquil y la propia Conaie pues aún no se establecía  y en este preciso instante manipulan y generan desinformación nuevamente con supuestos inicios de diálogo, pero instaurando al mismo tiempo toque de queda en Quito y los Valles a partir de las 15:00 del 12 de Octubre, que se conmemoran 527 años de resistencia indígena, “para facilitar la actuación de la fuerza pública” sobre quienes llamas “hermanos indígenas” que son quienes están en las calles en este momento junto a todos los movimientos sociales.

Lenín no cedas a latente perfidia, tu única desestabilización. Acuérdate que al distanciarte de Correa dijiste que seguías siendo “Revolucionario en las ideas”, ninguno de los dos lo ha sido, pero lo dijiste. Al igual que para diferenciarte de tus antiguos adversarios y actuales aliados dijiste que en tu gobierno no habría paquetazos.

Fuiste tú quien al inicio de tu gobierno ofreció diálogo como papas en el mercado y sin embargo en la mesa se quedaron. Llega tu Decreto 883 dialogado entre cuatro paredes y no con las comunidades, no con los movimientos sociales que invitó a “dialogar” –diálogo en estado de excepción-, proponiendo “compensaciones” que no revierten el caos social que tú generaste con el aquel decreto.

Ya el llamado de atención por los abusos, es de todas y cada una de las organizaciones internacionales de derechos humanos. A pesar del cerco mediático no hay ninguna que no se haya pronunciado, incluyendo a Human Rights Watch (HRW), aliada a gobiernos neoliberales como el tuyo. Ya no hay como esconder la realidad, aunque tú te escondas en Guayaquil.

Aprovecha, aunque tarde aún te queda la oportunidad de rectificar, recuerda tus propias palabras en tu discurso de posesión el 24 de mayo de 2017 y rectifica, saca a los asesinos de Jarrín y Romo y salva algo de tu dignidad, aunque en este instante que concluyo ya no parezca posible, ya completas la triada criminal.

La cohesión social no cederá.