ESTALLIDO POPULAR. Por Jaime Chuchuca Serrano

Protestas en Catalunia. Foto de https://www.tn8.tv/

La fuerza de los levantamientos y huelgas se toman el mundo. Haití, Ecuador, Chile, Líbano han puesto contra la pared a sus gobiernos por las medidas económicas. Argentina, Brasil, Colombia, Francia se movilizan contra el neoliberalismo.
Cataluña y Hong Kong luchan por sus derechos. Irak, Etiopía, Egipto, Honduras, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Perú han reventado contra la corrupción y por el respeto a la democracia. Las masivas protestas de Puerto Rico provocaron la renuncia del gobernador.

Se ponen en entredicho los argumentos civilizatorios del capitalismo: el “orden y progreso”, la “libertad de mercado”, la “igualdad pero con riqueza”. La falsa idea de la imposibilidad de la revolución o la transformación social es un eje sistemático de los discursos del poder y la literatura académica. Sin embargo, los fenómenos sociales del presente conmueven y vaticinan estallidos de la lucha de clases como nunca antes se han visto.

La gama diversa de las demandas populares tienen como telón de fondo la crítica al sistema capitalista. El modelo neoliberal y los organismos como el FMI, BM, la ONU, la OEA, la OTAN y otras resultan ser efervescentes de la dinámica social. En el caso latinoamericano, “FMI” es una verdadera mala palabra. Los pueblos de Ecuador y Chile expresaron una capacidad organizativa instantánea, como de rayo, para rebatir a sus gobiernos y las medidas fondomonetaristas.

Los discursos xenófobos y misóginos producidos por la Casa Blanca de Donald Trump y acólitos del peor estilo como Bolsonaro, son la contrapartida del conservadurismo capitalista frente a las resistencias populares que se han conformado en estas décadas. Los movimientos populares han explotado masivamente y la respuesta política de los gobiernos ha sido el Estado de Emergencia o Excepción. Políticas que aniquilan los derechos de libertad, organización y expresión bajo las dimensiones espeluznantes de las fuerzas armadas y policiales; lugar en el que están los medios de comunicación progubernamentales como agentes de control ideológico.

Ante la presión total, la democracia de las calles y la resistencia de la crítica al capital han convulsionado todos los espacios de la era informática. Un nuevo momento político mundial toma un auge inesperado en la cresta de octubre de 2019.

*Abogado, licenciado en Filosofía y magíster en Sociología. Actualmente, docente de la Universidad de Cuenca.