EL OSGUALDO HURTADO SIGUE OPINANDO. ¡DIOSITO YA LLÉVALE! Por Hugo el búho

En un portal digital que no quiero nombrar cómo se llama pero que empieza con 4 y termina en gatos: espacio periodístico lúcido dizqué, desobediente dizqué y otros dizquémentirosos, donde escriben las plumas más reaccionarias del país, o sea los bolsonarosilustrados, el ex presidente OsgualdoUrtado –sin h porque en su gobierno se feriaron hasta las consonantes- es entrevistado por algún comisario intelectual del portal.

Los bolsonaros ilustradostienen un guion único: denigrar todo lo que huele a indio, a pobre, a protesta, a calle. Son defensores a ultranza del libre mercado, del libre hacer, del libre ganar, y también del statu quo, statu tranquo y statu sumisu. Es decir, son lo que se dice, en cristiano, amigos, yunta, parceros del Nebot, Lasso, Cámaras y asociados. El Hernández –con ese rictus de estreñido perpetuo- dicta las líneas de la paz y el orden a las que se suman sus acólitos

Y como no pierden tiempo para menospreciar a la CONAIE y demás movimientos sociales, ahí nomás le llaman a esa momia mal envuelta del Osgualdo para que los ilumine con su verbo de ultratumba. Uno que pensaba que ese señor ya se había fundido con los gusanos, resulta que estos pela… pela… pela-lo-que-sea, le sacan del sarcófago para que diga lo que ha dicho durante los últimos 50 años: nada.

Bueno, eso de nada es un decir, o un no decir, porque siempre repite lo mismo y lo mismo y lo mismo. Y como nuestra maravillosa prensa tiene una fijación por los analistas que ya huelen a naftalina, recurren al ex presidente como si sus declaraciones fueran la sopa y el arroz que los ecuatorianos necesitan. Pero bueno, los Hernández y compañía Buscan precisamente ese tipo de gente para bombardearnos con su liturgia racista y de letras blanquitas por la paz y en contra de los violentos, vándalos, matoniles y demás seres de terror que el mundo ha parido en calidad de pobres.

El pelagato le pregunta y la momia responde: “…el movimiento indígena se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo del Ecuador y particularmente para la reducción del desempleo y la eliminación de la pobreza”.

Así como lo oyen, así como lo leen. En otras palabras, sería lindo eliminarlos, devaluarlos, sucretizarlos. Si alguien quiere usar pedagogía del Osgualdo en su vida sentimental, solo diga: “ojalá la vida me sucretice las penas”. Y si su hijo no quiere comer la sopa, invoque al cuco: “O te comes la sopa o por la noche se te aparece el Osgualdo”. Con esa amenaza se come hasta los mellocos.

Una más de la momia Urtado (sin h): “…no hay más remedio que hacer que esta democracia les sancione y quizá después de eso entiendan que no pueden invadir Quito, destruir Quito, saquear Quito y colocar al Ecuador al borde del caos”.

Lo que hay que hacer para que no vengan es lo siguiente: Ubiquen una estatua del Osgualdo en cada vía importante de la capital y ahí no se acerca ni el diablo. Caos solucionado.

El periodista pregunta y la momia responde con aire de intelectual agítese antes de usar: “Pienso que los dirigentes indígenas y buena parte del pueblo indígena tiene conciencia de que saldrán de la pobreza cuando tengan un puesto de trabajo o cuando pueda hacer negocios”. Puntazo para el Osgualdo y todos los neofachines que piensan como él. Si solo ha sido de darles trabajo y motivarles para que sean empresarios emprendedores. Cómo no se le ocurrió esto a nadie. Qué bola de ignorantes que somos. Si en 1982 le hubiéramos hecho caso ya seríamos la Suiza de América, ya no tendríamos indios y ahora sumaríamos unos 15 millones de emprendedores que nunca se les pasaría por la cabeza invadir, saquear y destruir Quito. ¡Chuta, que somos tontos!

Para concluir, la última perla de ese político que nuestra querida prensa resucita cada cierto tiempo. Escucharán. Esto es alta filosofía: El pelamiau pregunta y Lázaro… digo, el Osgualdo contesta: “…varios de ellos, según han dicho las redes sociales, bien adinerados y que viven como blancos, se visten como blancos, comen como blancos, viajan como blancos y cuando dirigen la revuelta se disfrazan poniéndose plumas y pintándose el rostro”.

¿Qué tal? El blanquito del Osgualdo, vocero de la derecha más rancia, se lanza semejante declaración. Sin palabras, justo las respuestas que los gatospela necesitan para sus fans. Mañana, el ex presidente, retornará a su sarcófago para levantarse cuando, vuelta de nuevo y otra vez, la prensa de retrete, lo llame para alguna entrevista de interés nacional.Osgualdo, levántate y habla…