HOMENAJE A LAS LENGUAS INDÍGENAS. Por Ileana Almeida 

Foto referencial de https://saw-as-iray.com/

2019 es el año decretado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para honrar a las lenguas indígenas. En Ecuador la respuesta no  ha sido la deseada.

La Yakana, pertenece a la serie de relatos  recogidos por  Francisco de Ávila en el siglo XVI, cada uno de ellos está  iluminado por cualidades morales y estéticas.

La Yakana°

La sombra negra llamada Yakana baja del cielo para beber agua                            Huk Yacana sutiyuq hanaq pachamanta uraymun yakukta upyapaq

Esta Yacana gobierna a las llamas, camina por el centro del cielo,                    Chay  Yacana llamap kamaqin, hanan pachapi chapikta puriman

Nosotros, los hombres, la vemos venir toda obscura                                                    Ñuqanchik runakunapash rikunchikmi arí yanalla hamuqta

Cuando llega camina por debajo de los ríos. Es de veras muy grande,                    Chay Yacana mayu ukukta purimun. Ancha hatunmi ari

Viene por el cielo poniéndose cada vez más negra                                                      Yanayashpa hanan pachata hamuqta

Tiene dos ojos y un cuello muy largo                                                                              Ishkay ñawiyuq kunkapash ancha hatun

Por la noche bajó a beber agua de un manantial y cayó sobre un hombre venturoso

Tutapi mayqin pukyullamantapish yakuta upyaq ña huk runap kusinpi paysawa urmamushpa

De esta manera, el hombre quedo todo cubierto por su lana                                    Chay runa ancha millkwasapa nitimuntin chay millwanta runaqa 

Así, al amanecer del día siguiente el hombre miró la lana                                         Hinashpash qayantin pacha paqarimuptinqa millwa tirashqanta rikuq

Mirando la lana, se dio cuenta que era azul, blanca, negra, amarilla oscura          Rikuptinshi chay millawaqa anqashpash yuraqpash yanapash chumpipash kaq

Mirando atentamente, tenía todos los colores juntos                                                  Imaymana rikchaqkuna millwash taku taku kaq

Reverenció a la Yacana en el mismo sitio en que cayó                                                Ña muchashpash huk shina llamakta urquntawan rantikuq

Dicen que esta Yacana baja  a la medianoche, cuando nadie la observa,                Kay Yacana nishqanchiktaqshi  chawpituta mana pipash yachaptin

Bebe el agua del mar, si no la bebiera, todo el mundo se inundaría                         Mana upyaptinqa utqallash tukuy hinantin pachakta pampawachwan.

*Filóloga. Profesora universitaria, investigadora, periodista. Nacida en Ambato, Ecuador. Es autora de varios libros, ensayos y artículos de su especialización. Algunos de sus trabajos han sido publicados en México, Perú, Estonia, España, Alemania.

°Traducción y nombre del Manuscrito: José María Arguedas