USA-IRAN: TERRORISMO A GRAN ESCALA. Por Tomas Rodríguez León

Manifestantes iraníes queman una bandera estadounidense durante una protesta en mayo - EFE

Qasem Soleimani, a quien   Ali Khamenei, lo llamó una vez “mártir vivo de la revolución”. Fue el ejecutado por  órdenes directas del presidente  Donald Trump   quien enfrenta un inminente juicio que le puede llevar a la destitución. 

Irán  ya inicio la  “venganza divina”,   en tanto que  Arabia Saudita de mayoría sunita y aliado incondicional de USA  ordena preventivamente   la ejecución de numerosos sunitas acusados de terrorismo.

El Islam dice: ¡mata al servicio de Allah aquellos que quieran matarte!”

Ruhollah-Jomeini

Tenemos en la mira 52 sitios iraníes, algunos de muy alto nivel e importantes para Irán y la cultura iraní”

 Donald Trump

Los crímenes de Arabia Saudí contra el pueblo Yemení jamás entraron en la lógica de Estados Unidos o Europa,  se disimuló siempre el hecho de que los sunitas fueron la base ideológica religiosa de ISIS y Al Qaeda

Chiitas y sunitas  comparten  prácticas y sostienen antagónicas  diferencias en materia de doctrina, rituales, leyes, teologías y organización. Siendo la principal motivación de conflicto actual el grado de dependencia frente al bloque imperial occidental liderado por los Estados Unidos

Los sunitas salvo el episodio de Sadam Hussein que era sostenido tanto por el partido  Baaz Árabe Socialista  han sido más del agrado de los norteamericanos, mientras los chiitas  “Shiat Ali” o el partido de Ali herederos del yerno del profeta Mahoma desde la revolución islámica, son la eterna preocupación de la política exterior del mundo occidental

Así las cosas, las contradicciones  por la supremacía hegemónica-religiosa entre las dos grandes ramas del islam son solo la expresión de un conflicto en donde siempre los EE.UU e Israel son la fuente  real del conflicto  con historia trágica y sospechosa. Se ha develizado acontecimientos funestos como la elaboración por parte  de la CIA de Al Qaeda y la participación de la inteligencia judíos en la construcción de ISIS, curiosamente está jamás ha atacado a intereses judíos en su práctica terrorista. Tampoco se desmiente la fuerte alianza de USA con Arabia Saudita y su complicidad con la guerra genocida que lleva adelante la camarilla suní en contra del pueblo Yemení.

En el pasado EEUU apoyó a Sam Hussein en su guerra contra Irán y luego liquidarían a su incómodo aliado.

Estados Unidos tiene una larga presencia ambiciosa en el golfo pérsico. Tumbó al gobierno laico nacionalista de Mohammed Mossadegh en 1953 y  puso en el trono al  leal y brutal Mohammad Reza Pahleví quien sucumbió ante la revolución de 1979.

La revolución iraní contravino  los intereses de  las potencias europeas para explotar  los enormes  recursos petroleros. Hasta el demócrata y democrático  presidente Jimmy Carter en diciembre de 1977, brindó por el Sha de Irán y dijo que el país era una “isla de estabilidad” en un mar turbulento.  Inmediatamente la realidad demostraría ser otra.

La Revolución Islámica fue  un acontecimiento determinante para la política exterior iraní e internacional  con consecuencias directas  en la formulación  de cuestionamientos a las potencias y su hegemonía en la región. A partir de 1979, con la instauración del nuevo régimen islámico se desarrolló una política que respondió a las causas revolucionarias y se caracterizó por estar orientada a la independencia y el no alineamiento.  Moscú que recibió en época soviética con cautela la revolución iraní no rechazaría los frutos de una revolución que fortalecería su poder  en el Mediterráneo, Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

Cuando se debilita la economía de USA y no se concreta la rehabilitación del bloque capitalista europeo, pero sobre todo cuando el mundo observa la expansión del mega desarrollismo chino, el  tema de Irán  es gravitante en la política mundial. Lo de Trump asoma como la ira de Nerón ante el destructor incendio por él mismo provocado en el imperio