LOS PELAGATOS SE VOLVIERON CRÍTICOS DE MORENO. ¡TÓMA ELÉ! Por Hugo el búho

Foto referencial de Pixabay

Ni de creer ¿Sí se dieron cuenta que desde hace unos días los adalides de la moral pública y la libertad de expresión: los pelagatos, se mandan unos artículos donde le dan durísimo a su ex amigo y aliado de la paz, la concordia, el anticorreismo y la libertad de expresión entre panas? Si son unos bellos, unas almas dolidas del periodismo criollo. Unas ganas de abrazarles con toda mi libertad de expresión. Deverasmente que son es lo máximo.

Uno se pregunta ¿qué pasó, qué pisó? ¿Será que al Hernández, al Pallares y demás angelitos pelagateros no le funcionó la táctica de embarrar al Correa en todo acto de corrupción que aparecía o que la fiscal se inventaba? Las encuestas los tienen ojerosos, cansados y sin ilusiones. Claro que el amado y odiado Mashi hizo de las suyas y hay tanto para recordarlo para bien y para mal. Y que por todos los cielos no regrese nunca jamás de sus infiernos dorados, pero eso es una cosa; otra muy distinta es que la venganza política y mediática se nota a leguas, ni siquiera disimulan, se inventan cada cosa los pobres para incriminarlo a cómo de lugar. Le tienen odio y miedo a la vez.

¿Se imaginan la cara de los pelagatos, el pautas, la Jeaneth, el Vera, roseros, oquendos y demás periodistas libres e independientes si el Correa aparece de candidato? Para postal. El Vivanco de ley se apunta a un curso intensivo de cómo evitar tarados a su paso o cómo convertirse en uno de ellos.

Pero, conociendo el oportunismo político y mediático de los pelagatos, es claro que, mirando la popularidad de su protegido mandatario, que en pocas semanas llegará a menos cinco, no les queda de otra que –ahora sí- ser los críticos que siempre debieron ser.

-Chuso, Martín, ¿qué hacemos ahora que este pendejo no da una? No sé qué hacer, parce.

-Mira, José. Yo pienso que mejor abrámonos. El susodicho es un adefesio y sin texto es adefesio al cuadrado.

-Pero mijo, la opinión pública nos va a dar y no consejos. Para colmo ese Correa y los violentos de poncho están siempre bien en las encuestas. Algo nos falló. Tengo ganas de llorar.

-Tranquilo. Lo cierto es que haber protegido a este señor y su gobierno no nos ha dejado bien parados. Hay que cambiar de estrategia. Hasta fachos-pelafachos nos gritan de todo lado. Noesdedios.

-Sí. Tienes razón mi pequeño Martín. Es hora de enfilar las armas contra este remedo de presidente. Que la ciudadanía nos mire como los más críticos de este gobierno que se va por el despeñadero. Antes de que sea demasiado tarde, hay que torcerle el pescuezo. Yamismito se vienen elecciones y uno no puede seguir tapando tanta ineptitud. Hay que apuntalar a Nebot y a Lasso.

-Empecemos entonces. Ya que no se pudo con el Correa, lancémonos por otros caminos más sinuosos…

Y así los amigos de la prensa seria e independiente, lúcida, desobediente, irónica y obstinada, le harán la casita al que sabemos y a su combo de impresentables. Buena José, tú si sabes medir los tiempos. Éxitos en tu nueva línea editorial. ¡Si son unos bellos!