DECENAS DE FAMILIAS SE QUEDARON SIN CASA NI ALIMENTOS EN SARAYAKU

Las chozas del pueblos indígenas se vieron afectadas tras el desbordamiento del río Bobonaza, en la amazonía ecuatoriana. Foto: cortesía de Sarayaku Defensores de la Selva.

Cerca de 70 familias del pueblo de Sarayaku se quedaron sin casa tras el desbordamiento del río Bobonaza, en la provincia de Pastaza. Así lo comenta Daniel Santi, miembro del Equipo de Logística del Pueblo Sarayaku, que ahora da alojamiento en su casa a varias familias que no tienen techo.

Daniel, de 42 años, comenta que el río Bobonaza nunca había crecido 15 metros de altura,  por ello casi destruye todo. Asegura que el río se desbordó por fases. La primera empezó ayer, 17 de marzo de 2020, a las 6:00,  y afectó a la comunidad de Pakayaku; la segunda fue al medio día e inundó al pueblo Sarayaku; la tercera fue en la tarde y afectó a la comunidad Molino y Teresa Mama; y hoy, el río inundó a la comunidad de Montalvo.

La crecida del río Bobonaza causó el desborde del caudal  Sarayakillu y Kali Kali que inundó las chacras de la comunidad Sarayaku. Perdieron los cultivos de plátano, yuca, papa china, maní, maíz, caña y guineo. También los pollos y la piscigranjas fueron destruidas. A Daniel lo único que le conforta es que “por suerte la inundación fue en el día y no en la noche, por eso no hay muertos ni hay pérdidas humanas”, dice.

Tres escuelas y un colegio en Sarayaku se inundaron, no quedó nada”

Las personas afectadas ahora se alojan en las casas de familiares, amigos o en las salas comunales. En la choza de Daniel ahora viven 15 personas más, pues su casa  está ubicada en la parte alta de la comunidad, pero diferente suerte tuvo su chacra, todos sus cultivos que eran la fuente de sus ingresos económicos se perdieron. Pero este no es el único problema que enfrenta la comunidad, ahora ellos se encuentran evacuados en medio de una emergencia sanitaria del COVID 19  que prohíbe la aglomeración de personas y exige aislamiento social y medidas higiénicas constantes como lavarse las manos y el uso de gel.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ante esta situación, el Consejo de Gobierno de Sarayaku-Tayjasaruta, mediante un comunicado, declaró en estado de emergencia a su pueblo. Solicitó ayuda humanitaria y la  intervención inmediata de las autoridades para constatar los daños y perjuicios ocasionados por este fenómeno natural.

El Comité de Operaciones de Emergencia Cantonal, conformado por autoridades locales de Pastaza, el Grupo de Bomberos y la guardia indígena, ingresó hoy en la tarde a las comunidades por la única ruta disponible: el río, pues la pista de aterrizaje también se encuentra inundada.

Con el ingreso de las autoridades, Daniel espera que se concrete la ayuda humanitaria y se garantice medidas de prevención ante el virus, que ya fueron adoptadas por el pueblo, pero con el desborde del río la situación cambió.

*Redacción La Línea de Fuego