FOTORREPORTAJE: EL MERCADO SAN ROQUE EN LA EMERGENCIA SANITARIA POR EL COVID-19

Un cargador esperando en unas de las bodegas del mercado San Roque. Muchos de los trabajadores de este mercado a través de sus familias mantienen una relación con el campo. "Es la paradoja“, destaca Luis Herrera R. "La gente generan el dinero acá en la ciudad, para que sus familias en el campo pueden comprar los insumos para sembrar y cosechar los productos que vuelven a la ciudad para abastecer los habitantes aquí".

El mercado de San Roque es uno de los centros de acopio más transitados de Quito. Desde allí cientos de productores, estibadores y vendedores abastecen diariamente a la capital ecuatoriana con frutas, verduras, granos, pescados y carnes. El fotógrafo quiteño Luis Herrera R. muestra cómo la labor de las y los trabajadores de San Roque continúa, a pesar de la crisis provocada por el COVID19.

“Mientras miles de personas se quedan en casa para evitar la propagación del COVID-19, nosotros los pobres, migrantes, indígenas, los y las que sobrevivimos y dependemos de nuestro trabajo diario tenemos que salir y arriesgar nuestras vidas y salud”. Así dice el muro de Facebook de la Asociación de Estibadores Mixtos de San Roque. “No podemos dejar el trabajo, nosotras las trabajadoras no tenemos ahorros o seguros que puedan sostener nuestras vidas en una crisis cómo esta”.

San Roque, uno de los 53 mercados populares en toda la ciudad, es uno de los centros de acopio más concurridos de Quito; estos mercados alimentan a un 80 por ciento de toda la ciudad. Pese a la emergencia sanitaria por la expansión del COVID19, sigue abierto. La campaña #QuédateEnCasa no es una realidad para las y los trabajadoras de San Roque, porque ellos dependen del ingreso diario que obtienen. Ante esta situación, el presidente Lenín Moreno informó que en los próximos días anunciará créditos de contingencia a largo plazo para la recuperación de los productos. Además, afirmó el gobierno, se trabaja en un plan para las personas que laboran por cuenta propia y viven al diario. Hasta el cierre de esta publicación, sin embargo, no se ha concretado nada.

El fotógrafo quiteño Luis Herrera R. de la Cooperativa Audiovisual CoopDocs acompaña a las cargadoras, cargadores y desgranadoras agrupadas en la  Asociación de Estibadores Mixtos Mercado San Roque, desde más de seis años. “Históricamente son personas invisibilizadas” – dice Herrera-, no solamente por la ciudad sino por los propios comerciantes dentro del mercado”. Para el fotógrafo los trabajadores del mercado son incluso el sector mas precarizado de toda la capital ecuatoriana. Por eso sale con su cámara y trata de darles una plataforma de visibilización.

“Para muchos de los trabajadores en el Mercado San Roque fue una sorpresa haber asumido las medidas de seguridad dentro del mercado”, dice Luis Herrera R. Desde el miércoles pueden entrar solo personas que tengan máscaras y guantes puestos.
Jornadas largas en el mercado San Roque: los días para muchas mujeres, niñas y niños empieza a medianoche, desgranando las vainas de habas o la mazorca de maíz.
“Nosotros tenemos que comer, pagar arriendo, nadie nos da créditos o nos ayuda a pasar cualquier crisis. Vivimos en una inseguridad permanente”, se lee el muro de Facebook de la Asociación de Estibadores Mixtos de San Roque.
Un cargador o una desgranadora gana normalmente entre 8 y 20 dólares diarios. Pero con el COVID-19 bajaron las ventas y por lo tanto los ingresos de ellos. Según Luis Herrera R., actualmente los trabajadoras no llegan ni a los 5 dólare diarios.
La campaña “#QuédateEnCasa”, emitida por gobiernos de diferentes países—incluyendo el de Lenín Moreno—no es factible para las personas que dependen de un ingreso diario. Trabajadores del mercado San Roque saludándose.
Por el COVID-19 mucha gente dejó de ir al mercado San Roque y prefiere de comprar los productos en los supermercados. Una mujer saliendo de una bodega con hierbas en la espalda, mascarilla en la cara y guantes en las manos.
Hasta el cierre de esta edición se confirmaron 260 personas infectados con el COVID-19. El mercado San Roque visto desde afuera.

*Trabajo colaborativo entre La Línea de Fuego, Radio Periférik, Acapana y mutantia.ch