400 familias de San Roque fueron afectadas por el desalojo

El desalojo tomo por sorpresa a los comerciantes. "Como comerciantes ejercemos nuestro trabajo con responsabilidad y confiamos en las autoridades para articular respuestas conjuntas, pero esta confianza fue traicionada, por ello queremos dejar sentado que el accionar del municipio de Quito, no contaba con ningún tipo de aval de las dirigencias". Foto: Luis Herrera

El Frente de Defensa y Modernización del Mercado San Roque informó este viernes que 400 familias se encuentran afectadas tras el desalojo ocurrido en las calles Loja, Tupac- Yupanqui, Cumanda y Cantuña, en el Centro Histórico de Quito.

Los 400 puestos ubicados desde hace más de 30 años en el sector de San Roque fueron desmantelados la madrugada del martes, 24 de marzo de 2020. Así lo registra el comunicado de la organización. “En un acto de profunda discriminación y estigmatización los puestos de trabajo (…) que llevaban allí más de 30 años han sido totalmente desmantelados y lanzados a la basura (…) un claro acto de irresponsabilidad para con más de 400 comerciantes (que) en este momento estamos sin un sostén diario”.

Según el Frente de Defensa, la organización estaba participando en una mesa técnica de trabajo impulsada por el Municipio de Quito y la Secretaría de Territorio con el fin de generar una estrategia de contención sanitaria en el sector San Roque para continuar con el trabajo diario y las medidas de prevención ante la pandemia de coronavirus (Covid19). Incluso la organización, asegura que ante el pedido del Municipio de reiterarse temporalmente “acataron con responsabilidad”.  Sin embargo, fueron desalojados.

Para la Intendencia de Pichincha el operativo de desalojo se dio en complimiento de las medidas sanitarias a las afueras del mercado San Roque, centro de abastecimiento para la ciudad capitalina.

Ahora las familias no tienen ingresos diarios para quedarse en casa  y enfrentar esta emergencia sanitaria, por lo cual solicitan al Gobierno nacional y a la Alcaldía de Quito el sostenimiento de las 400 familias, así como la reubicación consensuada y urgente para comercializar sus productos.

*Redacción La Línea de Fuego