Srebrenica: 25 años de la marcha de la muerte y de la paz

Por César R. Espín León*

Quito, julio 19 de 2020.- Cuando se puso el sol el 11 de julio de 1995, comenzó a correr la voz de que la toma y control de Srebrenica por el general Ratko Mladic y el ejército serbio de Bosnia (VRS) era inminente. Luego se tomó la decisión de que, si los hombres bosnios de la ciudad sobrevivían, debían intentar escapar al territorio libre de Tuzla. Su ruta hacia la libertad los llevaría a través de bosques y montañas. 

Los hombres (civiles y militares) cuya misión había sido defender el territorio alrededor del enclave de Srebrenica, ahora pusieron en marcha el plan de escape e iniciaron la marcha (la marcha de la muerte) formando una columna junto con miembros de la 28ª División del Ejército de la República de Bosnia y Herzegovina. La columna consistía alrededor de 10.000 hombres entre las edades de 16 y 65 años. Se decía que la columna se extendía hasta 10 kilómetros de largo con dos horas y media que separaban la cabeza de la cola.


A las 4:15 de la tarde del 11 de julio de 1995, el general Ratko Mladic y el ejército serbio entraron en la ciudad de bosnia de Srebrenica para reclamar la ciudad para los serbios de Bosnia (bosniaks).

Cuando los hombres comenzaron el peligroso viaje, muchos ya estaban débiles por la deshidratación y el hambre. A lo largo de este camino hacia la libertad, la columna fue bombardeada y emboscada sin descanso, dividiendo la columna en grupos más pequeños. Algunos hombres se suicidaron, otros fueron engañados para rendirse, y otros fueron hechos prisioneros y asesinados en lugares remotos mediante ejecuciones masivas. Muchos sobrevivientes incluso han afirmado que fueron atacados con un agente químico que causó alucinaciones y desorientación.

Para aquellos que lograron cruzar la colina Kamenica y pasar la carretera de asfalto entre Nova Kasaba y Konjevic Polje, el territorio libre de Tuzla solo era visible en el horizonte. La siguiente misión de los supervivientes era ahora llegar a Nezuk. Con el tramo final de su ruta de escape bloqueado por las fuerzas serbias, muchos permanecieron en la colina de Kamenica durante días esperando un momento apropiado y seguro para cruzar.

“En total, aproximadamente 7.000 a 8.000 hombres fueron capturados por las fuerzas del ejército serbo-bosnio, de los cuales casi todos fueron ejecutados y, por lo tanto, nunca pudieron llegar al territorio libre de Tuzla”.

— César Espín

El 16 de julio de 1995, los primeros sobrevivientes cruzaron la frontera hacia el territorio libre de Tuzla, pero, al final, solo alrededor de 3.000 hombres completaría su viaje, la mayoría de los cuales eran miembros del batallón de la 28a División del Ejército de la República de Bosnia y Herzegovina. Varios de los periodistas describieron a los sobrevivientes que llegaban a Tuzla como “un ejército de fantasmas”.

En total, aproximadamente 7.000 a 8.000 hombres fueron capturados por las fuerzas del ejército serbo-bosnio, de los cuales casi todos fueron ejecutados y, por lo tanto, nunca pudieron llegar al territorio libre de Tuzla. Muchos de los sobrevivientes de la marcha de la muerte finalmente testificarían ante el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY). Estos sobrevivientes, describirían, en detalle, los horrores y las ejecuciones masivas de las que escaparon milagrosamente. 

La Marš mira (Marcha de la paz), originalmente, es una caminata anual por la paz que se celebra en Bosnia y Herzegovina organizada por los sobrevivientes en memoria de las más de 8000 víctimas del genocidio de Srebrenica. La marcha comienza el 8 de julio en el pueblo de Nezuk, cerca de Tuzla, y durante 3 días sigue los caminos originales que tomaron los bosnios intentando escapar de la milicia serbia. La caminata culmina con la llegada de los participantes a la aldea de Potocari, donde se celebra el funeral anual en el Memorial del Genocidio de Srebrenica el 11 de julio.

*César R. Espín León: Ing. Geógrafo por la universidad de Indiana, Msc. Relaciones internacionales. Analista y consultor en temas de geopolítica, seguridad y territorio, docente e investigador universitario