La Iglesia no puede colegislar

La Iglesia no se debe meter en los temas de la salud de las mujeres. FOTO: Ela Zambrano

Ante la presión de los grupos que abanderan el retroceso en derechos, se juntaron las voces de distintas organizaciones para hacer un llamado al Presidente, Lenín Moreno, para que la sanción al Código Orgánico de la Salud (COS) sea pensando en la progresividad de derechos y considerando que “en un estado laico, la Iglesia no puede colegislar”.    

“Desde el movimiento feminista estamos sorprendidas de la capacidad de plantear cosas que nunca hubiéramos pensado. Una emergencia obstétrica no puede ser motivo de debate político, ya constaba en la historia de las atenciones, ahora estamos debatiendo si nos pueden o no atender”, señaló con admiración la directora de la Fundación Desafío, Virginia Gómez De la Torre. A lo que añadió que hay decenas de razones por las que las mujeres abortan, entre ellas, los embarazos ectópicos. 

En ese sentido, explicó Gómez De la Torre, no cabe “la objeción de conciencia, es un argumento doloso que no puede estar por encima de los derechos de las personas”. 

En relación al Art. 201 del COS, el asambleísta Sebastián Palacios recordó que para legalizar el aborto se necesita una reforma al Código Orgánico Integral Penal (COIP), y que el COS “asegura la atención de emergencia a una mujer que llega al hospital con un sangrado”. 

Así mismo, Josué Berrú, de la Red Ecuatoriana de Fe, rechazó el uso de la religión para negar el derecho a la salud y además condenar la diversidad, ya en relación con el artículo que se refiere a la posibilidad de que la determinación sexual se establezca en la pubertad y no al momento de nacer, en referencia a los casos de anomalías congénitas. 

“Afirmamos la diversidad natural del sexo biológico y la dignidad de las personas nacidas con anomalías de indeterminación sexual. Celebramos a las personas intersexuales como personas íntegras, creadas en imagen y semejanza de Dios. Apoyamos su libertad de consciencia en elegir procedimientos de asignación de sexo cuando alcancen la fase de la pubertad. Rechazamos el uso de la religión para negar los derechos de las personas intersexuales”, dice el comunicado de la Red. 

Palacios indicó que, según las recomendaciones científicas y técnicas, es en la pubertad cuando las personas afirman su sexualidad y es el momento de decidir cuál es el sexo predominante. Lo que ha pasado, hasta hoy, es que es una potestad del médico y es quien decide con qué órganos dejar a la persona y, años después, esa persona no se identifica con el sexo asignado. 

Entre los puntos abordados en la rueda de prensa, se abarcó el Art. 115, en el cual se habla de educación sexual y las políticas de prevención, las cuales tendrán que ser coordinadas por el Ministerio de Educación. Este artículo en particular está atado a la sentencia Guzmán Albarracín vs. Ecuador emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la que recomienda “garantizar el acceso a la educación integral, incluyendo la  educación sexual, -sin enfoques morales- para que las niñas y adolescentes, entiendan sus derechos sexuales y reproductivos y les permita también identificar las relaciones de abuso”. 

Virginia Gómez De la Torre recordó que sobre el país pesan la sentencia por el caso de Paola Guzmán y además están pendientes 5 recomendaciones de las Naciones Unidas, también la del Relator de la Salud quien ya advirtió sobre las consecuencias ante la objeción de conciencia. “Todos los ojos de la comunidad internacional están sobre el Ecuador, y, encima, tenemos el riesgo de retroceder más”. 

Finalmente, Cristina Almeida, de la organización Nina Warmi, cuestionó la posición de la Vicepresidenta, María Alejandra Muñoz, frente a la posible aprobación del COS, sin veto del Ejecutivo. “Muñoz desconoce la realidad que enfrentamos las mujeres, tenemos una vicepresidenta cómplice de las violencias contra las mujeres en el Ecuador”. 

El proyecto de Código Orgánico de la Salud (COS), aprobado en segundo debate por el pleno de la Asamblea Nacional, espera el veto total o parcial del Jefe de Estado hasta el 25 de septiembre. (EZ)