Fabricio Cevallos: “Lo que mejor sabemos hacer es periodismo”

A través de reuniones por zoom, quienes integran el colectivo Periodismo Público, han organizado el trabajo. FOTO: Archivo personal Fabricio Cevallos.

Quito, 14 de septiembre de 2020.- Hoy, extrabajadores de los medios públicos ECTV, Radio Pública del Ecuador y El Telégrafo, presentarán una propuesta periodística denominada Periodismo Público Ecuador. 

Liberados de las presiones políticas gubernamentales y luego de hacer un ejercicio de autocrítica de estos años de trabajo, buscan llevar a la ciudadanía una información fresca, plural y respetuosa.

El colectivo Periodismo Público Ecuador lo conforman más 40 extrabajadores de los medios públicos, que este día vuelven a escena teniendo como casa a las redes sociales y como motor su ímpetu periodístico.

Conversamos sobre lo que ha implicado este trabajo cooperativo, sus propuestas y reflexiones con Fabricio Cevallos, ex jefe de noticias de ECTV y ahora integrante del colectivo.

Fabricio, tras su despido en julio, entiendo que se han organizado, han juntado sus habilidades y hoy presentan una propuesta periodística. ¿Cuéntame de qué se trata? 

El 24 de julio más de 500 trabajadores fuimos separados de los Medios Públicos del Ecuador (ECTV, Radio Pública y El Telégrafo), al día siguiente, muchos decidimos que era importante continuar en actividad, pero en un ejercicio periodístico que permita recuperar los principios y preceptos que impulsaron la creación de los medios públicos en el Ecuador. Nos organizamos de manera solidaria y cooperativa, para continuar haciendo lo que mejor sabemos hacer: periodismo. Fue así que alrededor de 40 personas conformamos el Colectivo Periodismo Público, el mayor número de integrantes son del área de noticias y producción de ECTV, también de los medios digitales, la Radio y El Telégrafo. 

¡Es un equipo grande para una propuesta digital!

Es grande, con capacidades, con experiencia, arrancamos con un espacio informativo a través de los medios digitales desde este lunes 14 de septiembre, a las 19h30, a través de nuestras cuentas de TW, Facebook, YouTube e Instagram.

¿Cómo está planteada esta primera oferta comunicacional? ¿Es un noticiero?

Es un noticiero se llama Periodismo Público que se emitirá de lunes a viernes.  Es un programa que tendrá aproximadamente una hora de duración con un resumen de la jornada. Análisis de los aspectos que han sido tendencia en las últimas horas. Entrevistas en las que abordaremos aspectos de la coyuntura nacional y otros temas más cercanos a la ciudadanía. Además, las y los compañeros están trabajando en otros contenidos que puedan ser difundidos posteriormente. Hay algunos proyectos en camino sobre temas de género, salud, música nacional, emprendimientos. 

¿Únicamente por redes sociales? 

Estamos trabajando también en una página web en la que están participando, sobre todo, varios periodistas que pertenecieron a Diario El Telégrafo, con el objetivo de alojar allí todos los contenidos. 

¿Cuáles son esos preceptos del periodismo público que van a intentar recuperar? 

Es una propuesta informativa plural, independiente del gobierno y los poderes políticos, respetuosa con la audiencia, que pueda incluir la diversidad de pensamientos y voces, desde los distintos sectores.  Es un espacio donde se entiende que la comunicación es un derecho, un bien público, que tiene que presentarse con responsabilidad y calidad. No queremos imponer puntos de vista, queremos dar los insumos para que la ciudadanía tome una decisión. 

¿Fue fácil organizarse y tomar la decisión de continuar?

Éste es un trabajo que nos ha movilizado desde la solidaridad y los limitados recursos con los que contamos, son recursos propios, los que cada uno tiene en su casa. No tenemos el financiamiento de ningún sector político, ni de actores privados o públicos. Nos une la solidaridad, la necesidad de seguir trabajando en periodismo, nos une nuestra experiencia.

¿Cómo van a solucionar el financiamiento?

Lo hemos pensado como una cooperativa y, en medio de nuestras necesidades, estamos haciendo un aporte mínimo para tratar de dar cierto sustento económico y financiero a esta iniciativa. “Hicimos vaca” y trabajamos en minga para dar forma a este proyecto y presentar una oferta distinta. Establecimos unas líneas para recibir financiamiento, a futuro, de tal manera que no afecte a los contenidos.

Ahora hay decenas de medios digitales, muchos surgieron en octubre, durante las movilizaciones, algunos se han mantenido, otros no, pero el ecosistema de medios digitales alternativos en el Ecuador es nutrido. ¿Cómo hacer la diferencia?

Estamos pensando en contenidos que sean más cercanos a la ciudadanía, que era uno de los fundamentos de los medios públicos. O poder aproximarnos a ese fundamento. Como tú dices, a partir de octubre hubo un bum de medios digitales alternativos y eso también obedece a una buena parte del descontento con el trabajo de los medios de comunicación tradicionales. Hay un descontento porque por la estructura de esos medios, la información no se puede presentar en un contexto debido. Muchos de esos medios, incluidos los Medios Públicos, tienen sus intereses atravesando la agenda informativa. Todos los medios tienen una línea editorial y, a partir de ello, construyen una información que no sintoniza con la ciudadanía. 

¿Es una autocrítica? 

Creo que como periodistas y comunicadores debemos ser autocríticos con nuestro trabajo. Debemos reconocer nuestras debilidades y trabajar sobre ellas. Finalmente somos seres humanos, propensos a equivocarnos. Asimismo, tenemos derecho a corregir los errores y fortalecer el ejercicio periodístico y brindar información de calidad. Es necesario repensar la comunicación y apuntar a una mejor construcción del periodismo en el Ecuador. 

¿Se han cuestionado el trabajo, la agenda, la rutina que Uds. tenían en los Medios Públicos?

Completamente. Debo reconocer que los últimos años y más los últimos meses el ejercicio periodístico al interior de los Medios Públicos no era una tarea sencilla. Los medios públicos surgieron con unos ideales y aspiraciones muy importantes, que con el pasar del tiempo se fueron distorsionando, perdiendo, por la incidencia del gobierno de turno. Estoy hablando del gobierno anterior, del gobierno de Rafael Correa. Hubo una incidencia en los medios públicos… pero pensar que eso ocurrió solamente en el gobierno de Correa, no es justo. Hay que pesarlas debidamente. En este gobierno hubo una carga muy importante de lo político sobre el ejercicio periodístico en ECTV, la Radio Pública y El Telégrafo. 

¿Fueron difíciles estos últimos años?

El ejercicio periodístico se convirtió en algo complicado, implicó roces, aclaraciones, discrepancias con quienes están en un nivel superior y dictan ciertas políticas y directrices al interior de los medios, eso fue desgastando a mucha gente. De manera personal, a mí también me generó un desgaste por la serie de discusiones permanentes con ciertas autoridades, por las presiones y la discrepancia entre lo ético y no ético. La lógica de los medios públicos se desvirtuó perjudicando a gente muy profesional y muy valiosa al interior de los medios públicos. Hay momentos en que entramos en un proceso de autocensura. Por eso, el poder repensar el oficio del periodista era urgente, necesario, inclusive sanador.  Es el momento para hacer esta autocrítica y ahora podremos presentar una información plural, que incluya a todas las voces. 

¿Qué opinión te merece la contratación del periodista peruano, Jaime Bayly, por una exorbitante cifra económica? Uds. han debido hacer protestas para que cumplan con el pago de sus sueldos y de indemnizaciones. Es simplemente una contradicción para un gobierno que ha hablado permanentemente de austeridad.

Yo respeto el ejercicio periodístico de mis colegas, tengan la posición que tengan. Durante estos años, he visto que los periodistas toman posición y lo respeto. Que la contratación de Bayly se dé en medio de una situación tan crítica del país, cuando los salarios para los trabajadores públicos, entre ellos médicos y maestros, no se cumple de forma puntual, es un insulto. Nos dicen que no hay recursos y contratan a Bayly con un salario que no se compadece con la realidad de la gente. Sin duda, hay una contradicción. Generan mayor descontento en la ciudadanía, no solo en los periodistas. 

La estrategia es evidente, Bayly es un talento de pantalla que esperan genere sintonía y posicione ciertos contenidos

Otro problema que se da en los medios de comunicación del país, son los sueldos exorbitantes de los supuestos talentos de pantalla, periodistas que tienen una presencia en televisión. Ese tema se debería repensar: periodistas que a veces por presentar un noticiero y por estar en el canal de una a tres horas ganan 10 mil o 15 mil dólares. Pasa en todos los canales de televisión. En el propio medio público, donde al inicio se rompió con esa lógica, hubo un presentador, no periodista, presentador que ganó sobre los 7 mil dólares mensuales, pasó en este gobierno. Ese sueldo que no se compadecía con compañeros que llegaban a las 5:00 y salían a las 21:00 haciendo una infinidad de trabajo. Los sueldos en los medios y los medios públicos tienen que ser más equilibrados frente al trabajo y las responsabilidades. Talentos de pantalla con sueldos exorbitantes en un medio público o incautado, que reciben recursos del Estado, es muy delicado. Si a futuro se recuperan los medios públicos, éste también es un tema a debatirse y en el que debería ponerse el ejemplo de equidad y respeto. 

¿Cómo te sientes con este estreno del programa? 

Con mucho optimismo. Tengo una alegría muy grande. La experiencia de dejar los medios públicos de la noche a la mañana, nos motivó a agruparnos y apoyarnos, a reconocer nuestras potencialidades, a poner plata y persona, en un proyecto que pueda ser una opción para la ciudadanía. Hemos trabajado con una mirada distinta los contenidos y esperamos nos puedan seguir a través de nuestras redes: Periodismo Público Ecuador. (EZ)

“Los medios públicos surgieron con unos ideales y aspiraciones muy importantes, que con el pasar del tiempo se fueron distorsionando, perdiendo, por la incidencia del gobierno de turno”.

—Fabricio Cevallos