Epidemiología de la muerte por covid-19 en el Ecuador

Ecuador es líder en número de muertes y de infectados si se consideran los casos en relación al denominador poblacional de un país pequeño.

Por Tomás Rodríguez León

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia el 11 de marzo del 2020; China fue el escenario  primario con un indicador relativo de  81 181 casos con 3 277 fallecidos y  una tasa de mortalidad de 4,04 %;  en  Italia y España colapsaron los sistemas de salud y  superaron el número de fallecidos de la China; luego EE.UU. registró irrefrenablemente el primer lugar en número de infectados y muertes a nivel global; en Ecuador, el primer caso  fue el 29 de febrero del 2020, el 13 de marzo se notificó su deceso y hoy tenemos una de las tasas de mortalidad más altas.

En la región Costa, el pico de fallecimientos fue en abril, mientras, en la Sierra, el aumento máximo fue en julioDe acuerdo con cuestionados informes oficiales,  Ecuador, con más de 100 mil casos positivos, es el séptimo país de la región con más  contagiados, con  16 millones de habitantes  es solo  superado por Brasil en muertes. Países  mucho más grandes y con mayor población como México, Argentina, Chile, Colombia o Perú tienen menor cantidad neta de muertes que el Ecuador

Verdadera alarma lo del país, priman otras certezas ante los no  creíbles datos oficiales, el subregistro ha sido reconocido hasta por el propio régimen. Por prueba se señala  que las cifras oficiales  no coinciden  con la información del Registro Civil.  El incremento de muertes ocurridas durante los meses críticos se compara con el mismo período de 2018 y 2019 y más sorprendente porque el número de muertes por violencia, desastres, accidentes de tránsito  etc. se redujo por obvias razones: distanciamiento social y control comunitario represivo

La  primera conclusión en el análisis es que se triplicaron  las muertes, entre enero y julio, así se derrota  la cifra oficial.  En  2019 se registraron  41 760; en el 2020, en el mismo período, los fallecimientos  fueron 71 084  lo que da  un incremento de 28 187 muertes en los primeros siete meses este año; entre  2018 y  2019, el aumento de fallecimientos fue de 1 137,  es decir la curva de mortalidad  sufrió un espectacular crecimiento, revisada la tendencia, ésta no encuentra explicación objetiva.

El pico más alto de muertes se dio en abril con 20 248 fallecimientos a nivel nacional, 14 171 más que el mismo mes del año precedente. El crecimiento de muertes en marzo y abril fue sobre todo en la provincia de Guayas y en particular de la ciudad de Guayaquil, epicentro de la pandemia en el país.

En  Guayas se inscribieron 5 303 decesos, frente a los 1 910  registrados en el mismo mes de 2019 y 1 795 de 2018. En abril fue más caótico, Guayas registró 12 242 fallecimientos, más de seis veces que los registrados ese mes en 2019 (1 863) y más de siete veces a los de 2018 (1 696). En Pichincha, sede del gobierno, la cifra de fallecidos fue en aumento progresivamente y el número más alto se registró el mes pasado; sin embargo, el alza no es comparable con lo vivido en Guayas tres meses antes. ¿Por qué? No obstante,  el Registro Civil anota en Pichincha  la muerte de 8 597 personas, 3 188 más que el año anterior. Un indicador muy alto.

Para revisión analítica comparativa las estadísticas señalan que   China presenta  los fallecidos en un promedio de 80 años. En  Italia, España y toda Europa la media de rango por muerte en edad bordea los 90 años. En Ecuador desciende a los sesenta años pues  la franja de edad con más contagios está entre los 50 y los 59 años (acumulan un 22,4 % del total), seguida de los que están en la década de los 60 y de los 40 (19,2 % en ambos casos), así como de los treintañeros (17 %). Bastante menos casos hay entre los 70 y los 79 años (8,8%) y entre los mayores de 80 (3,2 %). Tan solo un tercio de los fallecidos tenía entre 70 y 79 años (30,5 %) o entre 60 y 69 (30,2 %), mientras que los mayores de 80 años suponen la quinta parte de las muertes (20,3 %), el 12,7 % tenía entre 50 y 59 años, mientras que los fallecidos menores de 50 son muy pocos.

El número de fallecidos con respecto a los casos diagnosticados indica que en España fue del 2,2 %; en Francia, del 1,8 %. En Corea del Sur solo fallece el 0,7 % de los infectados, mientras que en Italia la tasa llega al 6,1 %.  China sitúa la cifra en el 3,9 %. En tanto que Ecuador, con corte a junio, los casos confirmados eran 38 571 y el número de muertos 3 334, es decir podría llegar al 10 % Un análisis de datos hecho por The New York Times sugiere que la cifra de muertes en el país es 15 veces más alta que el registro oficial de víctimas de coronavirus, esto haría variar la correlación infectados vs. muertes.

La velocidad de transmisión es otro asunto de preocupación en el estudio comparativo de Ecuador con el resto de países en particular con los de mayor incidencia. El número reproductivo básico (R0),  estima la velocidad  de propagación de la enfermedad. La Universidad Johns Hopkins observó que  Brasil  registró 2 294 casos en una semana.  Luego de Brasil está Ecuador con 1 236 nuevos pacientes en siete días. La diferencia se reitera: Brasil es el país más grande de Sudamérica y Ecuador casi el más pequeño. Si el período de incubación del virus dura de cinco a 14 días y el estado de excepción en Ecuador se estableció desde el martes 17 de marzo,  la curva de contagio se ha mantenido siempre en forma ascendente

Los países sudamericanos  sobre todo Ecuador y Brasil  han mostrado el mismo comportamiento que tuvo Italia pero a diferencia de Italia que logró mitigar  la epidemia e hizo que la letalidad no afecte a la población económicamente activa. Ecuador e Italia se aproximaron al 10,6 %  de muertes en la  relación entre infectados críticos  y el desenlace por covid-19 valor, un porcentaje muy alto en la comparación con la media internacional  que oscila  entre 1% y 2%. 

El  indicador estándar promedio incluye a países de alta incidencia como EE.UU. y España y a países con baja o nula prevalencia como Rusia, Vietnam, Cuba  y otras naciones  orientales y del norte europeo. Los países que tienen baja letalidad aunque alta morbilidad  se interesan menos en  frenar el contagio y más en  poner  énfasis a la atención a  pacientes vulnerables, es decir  hacen correcta estratificación del riesgo

Los países que apostaron al aislamiento radical y a la mayor cantidad de pruebas  han tenido éxito relativo y baja mortalidad. Este factor ha sido posible por la consistente eficiencia en los servicios de salud. Alemania tiene  baja letalidad (0,7 %).   Realizando cada semana 160 000 pruebas de diagnóstico, mucho más de lo que España e Italia han realizado desde que comenzó la pandemia. Ecuador a todas luces es líder en número de muertes y número de infectados si se considera la cantidad de casos en relación al denominador poblacional de país pequeño. En Ecuador la tarea fue fallida, la vigilancia epidemiológica derrotada y el sistema de salud un fracaso.

En Ecuador la franja de edad con más contagios está entre los 50 y los 59 años, siendo el 22,4% del total