SÁTIRA| CNE invita a posesión de Lasso como Presidente

Guillermo Lasso inscribió su candidatura el 23 de septiembre en su tercer intento por ser Presidente del Ecuador. FOTO: Archivo CREO

Por Hugo, el búho

El Consejo Nacional Electoral (CNE), debido a la amenaza política que representan los correístas y, por si acaso, el señor Yaku, se complace en invitar a toda la ciudadanía a la posesión del ilustrísimo señor Guillermo Lasso (CREO) como Presidente del Ecuador, y, de paso da paso a la descalificación inmediata de un tal Andrés Aráuz y un tal Yaku Pérez -que nos cayó del cielo para justificar el hecho de que no actuamos con dedicatoria-.

Debido a la pandemia, el CNE y sus beneméritos consejeros, creen que lo más conveniente es posesionar -de una vez y sin tanto trámite- al bankman Lasso como remplazo de Lenín Moreno, y así ahorrarse miles de dólares. Pequeños atajos democráticos para evitarse problemas futuros. El cambio de mando sería facilito; es más, el destino junta las bondades: el candidato Lasso ya casi no camina, lo que significa que lo que habrá es cambio de silla de ruedas. 

El titular parece un chiste, pero no es. Este jueves, 1 de octubre los consejeros del CNE, Pitas, Verdesotos y Atamaines firmarán, al parecer, un fraude más claro que los paraísos fiscales de don Guillermo. Lo que se viene son unas elecciones al estilo de CREO: yaquéchuchashay que ganar a las cuentas o las bancas. Si le regalan la presidencia al banquero -todos los indicios así lo vaticinan- no duden que Don Enrique Pita será ministro de Obras Públicas socialcristianas; el Verdesoto y su labia de filósofo de autoayuda, asesor presidencial; y, la Diana Atamaint -puesta ahí por el tayta Trujillo- se hará cargo de alguna Embajada. Triste papel de Atamaint, mujer shuar, que parecía tener un futuro político importante para su pueblo amazónico y el país. 

Se viene el fraude calentito…

Y uno del tamaño de la ambición del banquero que dice que en cien días cambia al país. A los correístas y a la gente de Yaku Pérez, les va a tocar rodear ese CNE si quieren ser parte de la campaña electoral. De lo contrario, los Lassos, nebotces y rupturas se saldrán con la suya. 

Ahora resulta que cinco personas del CNE van a decidir el futuro del país. ¡Cinco! Y como no podía ser de otra manera, tienen el apoyo de los demócratas de cuello blanco y periodistas de alquiler, que se rasgan las vestiduras y hasta los calzoncillos cuando hablan de libertad de expresión, libertad de elegir, ética, derechos, etc., etc. Pero como se trata de los correístas, mejor hacerse de la vista gorda; ¿o será que la billetera gorda del banquero les hace cosquillas en la entrepierna? 

Y los fraudes no solo necesitan de políticos mañosos como los personajes del CNE, sino de todo un equipo que los cubre. Pregúntenles a los fabricantes de opinión torcida tipo Pelagatos, Pelapautas, pelaveras, pelashanetces, pelaoquendos. Les dirán: se lo merecen por correístas. Y está bien cuestionar a un grupo político que detestan. De acuerdo. Pero a todos dijeron. Es como si el banquero, el matraca y los rupturas fueran unos angelitos. A la final, el Guillermo ya gobernó: él era el que le daba manivela a esa silla de ruedas vetusta y simplona. Pero como todo millonario ególatra y ambicioso, necesita que le digan “Señor Presidente”. 

Bien decía mi abuela: los banqueros, todos dan asco! Y si quieren ser presidentes… la náusea es inmediata. ¿Un banquero quiere ser presidente? Que primero trabaje honradamente. O sea, primero deje de ser banquero. “Él no va a robar porque tiene dinero”, dicen por ahí. Es banquero, y los bancos saben cómo exprimir a sus clientes sin que se den cuenta.

¿Será que la Diana Atamaint entiende las implicaciones de regalarle la Presidencia a este caballero? ¿Sabe de las consecuencias terribles para su propio pueblo shuar? ¿Le quedará algo de decencia para evitar semejante barbaridad? ¿Podrá caminar de frente y mirar a los ojos de su familia y amigos cuando visite a su lugar natal? Está bien odiarle al Correa. Es más, que se quede de por vida en las Bélgicas, pero ¿eso basta para hacerle la venia a un banquero, que acabará de destrozar lo poco que queda de país, y que como todos saben, no sube en las encuestas ni con escalera de emergencia?

Bueno, es el CNE que tenemos. Y después del jueves que mande las invitaciones para asistir a la posesión del banquero, que seguro irá en silla de ruedas. 

“El cambio de mando sería facilito; es más, el destino junta las bondades: el candidato Lasso ya casi no camina, lo que significa que lo que habrá es cambio de silla de ruedas”.