Los historiadores fachos y los inkas

Potente gráfica de Jonathan Terreros, joven ilustrador y diseñador de Otavalo. La imagen de grandes lideresas como Dolores Cacuango, un referente histórico en la lucha del movimiento indígena del Ecuador, fue recurrente en las propuestas visuales del Paro Nacional Ecuador 2019, así como la apropiación de los símbolos patrios, en representación de una movilización popular.

Por Atawallpa Oviedo Freire*

Para justificar la colonización de Amaruka o de Abya Yala, los historiadores pro-monárquicos se han inventado múltiples historias, en las que quieren presentar a los conquistadores como salvadores de “pueblos salvajes” y como culturizadores de “gentes ignorantes”. 

Empecemos precisando que Europa, al momento de la invasión de Amaruka, se encontraba en la edad media, la época más oscurantista de toda la historia mundial. Algo jamás visto en otra parte del mundo, y en ningún período histórico. Oscurantismo que la provocaron los romanos civilizadores, cuando invadieron toda Europa y exterminaron las lenguas, culturas, espiritualidades, saberes de la Europa indígena y de lo cual, actualmente, no queda casi nada, tan solo la lengua euskera en Euskadi (país Vasco) e idiomas celtas en Irlanda y Escocia. Fueron más de 1000 años de guerras fratricidas con millones de muertos y de enfermedades como la peste, la viruela, el sarampión, que mataron a millones de europeos y trajeron como consecuencia mucha hambruna, delincuencia, sufrimiento del pobre pueblo europeo.

Además, la antigua Hispania había sido invadida por los moros (musulmanes) y por los judíos por un período de 800 años, hasta que finalmente fueron expulsados justo en la época de la invasión de Abya Yala. La hambruna, la delincuencia, las enfermedades era lo que rodeaba a los pobladores españoles y las enfermedades infecto contagiosas que portaban los conquistadores que acabaron con la mayoría (90 millones) de la población de Amaruka, la que era tan sana que no resistieron a los virus de los conquistadores por el nivel de vida que tenían los pueblos indígenas de Abya Yala. Pero, la codicia y la delincuencia de los invasores sometieron y esclavizaron a los que quedaron vivos.

La avaricia de los conquistadores se encontró con pueblos muy ricos, donde había abundancia para todos, y esa riqueza se la llevaron a Europa y con ello surgió el “renacimiento” y el poder que han ostentado en estos 500 años. Para poder tomarse toda la Amaruka, utilizaron la táctica de sembrar discordia. Eran expertos en combates, luego de más de 1000 años de guerras habían inventado armas sofisticadas y las tácticas de guerra más voraces de la época. Todo lo contrario de Amaruka, que no había inventado armas sofisticadas pero que su ciencia era amplia. 

Las monarquías europeas creían que la Tierra era el centro del universo y que era plana, mientras los astrónomos de Abya Yala sabían que el centro era el sol y que era un planeta redondo. Incluso los astrónomos Kitus (Quito) sabían que estaban en la mitad del mundo. Los Incas realizaban operaciones craneales y hasta hacían prótesis para personas minusválidas. Los Aztecas hacían incrustaciones de jade en los dientes (si bien también hacían sacrificios humanos como los europeos). En Amaruka se manejaba astronomía, ingeniería, arquitectura, matemática, geometría, medicina, etc.**

Como consecuencia se activó más la ambición entre los conquistadores españoles, quienes querían ser reyes en otras latitudes y para ello tuvieron que buscar mecanismos para quedarse con todo. Así, para que se peleen entre hermanos, entre el inca Atawallpa y el inca Huáscar, soltaron la noticia en Quito de que Huáscar le había traicionado con los conquistadores a su hermano Atawallpa; y, al revés en Cuzco, de que Atawallpa le había vendido a Huáscar a los españoles, y con ello provocaron que se enfrenten ambas tropas. Esto, lo cuenta el conquistador español Francisco de Chaves al rey Carlos V de España desde Cajamarca en una carta fechada el 5 de agosto 1533[1], es decir, que fue testigo directo de lo sucedido. 

Esta carta fue reencontrada y revalorizada en 1998 por la paleógrafa italiana Laura Laurencich-Minelli, quién anota en un artículo científico.

“Con este artículo deseo llamar la atención de los estudiosos sobre la curiosa versión de la conquista del Perú que proporciona Francisco de Chaves, miembro de una noble estirpe de Trujillo en Extremadura. En una carta dirigida a Carlos V, escrita desde Cajamarca el 5 de agosto 1533, él denuncia que nunca hubo una batalla en Cajamarca, pues la victoria había sido lograda por Pizarro gracias a la ayuda del veneno, y de otras ignominias que el mismo Pizarro había efectuado contra la “Sacra Catholica Cesárea Magestad”- como hurto, falsificación de registros- y de censura y amenazas contra quien sabía de sus ilícitos. Además, denuncia a Pizarro por no haber respetado el pedido de Atahualpa, rey legítimo por sangre, de presentarse ante el mismo Carlos V, agarrotándolo para que no le revelara los hurtos y atropellos de que había sido víctima y para que Su Majestad no se diera cuenta de cuanto debía pretender de la conquista de este riquísimo reino.”

–Laura Laurencich-Minelli

Esta carta trastornó todo lo que se había escrito sobre los Incas y dejó sin piso a los historiadores oficialistas quienes habían inventado una historia conveniente para la corona española y la conquista de estos territorios. Y así como este caso, se está reescribiendo la historia de Abya Yala, pues casi todo lo que se ha dicho hasta ahora tenía claros intereses de presentar a los pueblos indígenas como bárbaros y entre los más bárbaros a los Aztecas e Incas. 

Los colonialistas historiadores ecuatorianos han querido presentar ante los ojos de la población nacional, que los Incas eran los “malos” y que los invasores europeos eran los “buenos”, así en esos términos. Como consecuencia, despertaron en los ecuatorianos el odio hacia los peruanos por 450 años hasta la “firma de la paz” entre Mahuad y Fujimori, en 1998 (mismo año del artículo de la científica italiana). La supuesta enemistad entre Huáscar y Atawallpa fue utilizada por los poderosos de ambos pueblos para enfrentarlos y para, a lo largo de estos casi 200 años republicanos, tener pretextos para crear situaciones de conflicto cuando sus gobiernos estaban en peligro por la molestia de sus pueblos, levantando el nacionalismo patriótico en ambos lados. 

Hoy, los historiadores fachos, siervos y súbditos de la monarquía anciana y actual, siguen azuzando el nacionalismo patriotero, y queriendo nuevamente repetir el cuento de que los Incas eran los asesinos que mataron a 70.000 caranquis y que lanzaron al lago los cadáveres y que desde ahí se llama Lago de Sangre (Yahuarcocha). Evidentemente, que hubo una pelea entre Incas y Caranquis, pero todo fue magnificado.  Antonio de Herrera y Tordesillas dice que fueron 50.000, Cieza de León da 30.000 o 40.000 degollados, Juan de Velasco 20.000. Pero, el mestizo Garcilaso de la Vega habla de solo 2.000. ¿A quién habrá que creer?

Está bien estudiado ahora, que los Incas no eran sanguinarios y que eran expansionistas. Los Incas eran ricos en todo y buscaban expandir sus saberes y control por más pueblos. Cómo tenían una ciencia muy avanzada eran muy respetados, y muchos caciques aceptaban pacíficamente integrarse al Tawantinsuyo, por los beneficios que ello ocasionaba. Los Incas cuando anexaban un territorio respetaban las espiritualidades de los otros pueblos, incorporándolos a su nación, y así con respecto a sus autoridades y todo lo demás, pero canalizado en redes hacia al poder central en los Incas. Obviamente, hubo aquellos pueblos que no querían anexarse y que por el contrario los enfrentaron produciéndose guerras. Entonces, los Incas no eran los malos y todos los demás pueblos de Sudamérica eran los buenos, sino que habían disputas entre pueblos, y ninguno de ellos eran buenos o malos, simplemente pueblos con sus contradicciones y diferencias.

En general, en Amaruka hubo peleas, guerras, conflictos, pero eran esporádicos y no muy largos. No eran pueblos que habían hecho de la conquista su modelo de vida, como los romanos, y luego los europeos romanizados y cristianizados. No se puede comparar dos procesos diferentes. América funcionaba en un sistema de comunidades, con un “buen vivir” para todos. Eurasia estaba en un sistema feudal con graves disputas y diferencias sociales entre ellos. El patriarcado es un sistema creado en Eurasia Central y de ahí al mundo. En América no hubo ningún sistema patriarcal, había ciertos niveles de machismo en algunos pueblos, pero en la mayoría no existió. No es lo mismo machismo que patriarcado. Toda sociedad patriarcal es machista, pero no toda sociedad machista es patriarcal. El patriarcado es un sistema basado en la dominación de todo lo femenino de la vida: diosas, mujeres, madre tierra, intuición, sensibilidad, afectos, sexualidad, emociones, etc. Eso jamás pasó en Abya Yala, todo lo anteriormente señalado, era valorado y respetado. 

Toda Amaruka funcionaba en un sistema de comunidades, y sus autoridades no eran reyes absolutistas dueños de todo y de todos como en Eurasia, eran jefes máximos, algo así como los presidentes actuales, encargados de velar por el funcionamiento de los pueblos. Eran parte de una clase alta pero velaban por su pueblo, pues sabían que dependían de ellos y los cuidaban. Ningún cronista habla de que encontraron pobreza o de que provocaron pobreza en otros pueblos, por el contrario, no les explotaban sino que les daban lo necesario para que sigan viviendo y produciendo, todo lo contrario a lo que hicieron los conquistadores que sobre explotaron y esclavizaron, como denunció Olmedo y Mejía Lequerica en las cortes de Cádiz y pidieron que se terminarán con el esclavismo en las mitas.

En concreto, los Incas no fueron invasores ni conquistadores como las monarquías euroasiáticas, sino expansionistas. No fueron sanguinarios sino guerreros (no confundir con guerreristas), como lo eran todos los pueblos de este continente (y de todo el mundo indígena), y como lo son hasta el día de hoy los que sobreviven, especialmente en la Amazonía. 

Entonces, no eran “buenos salvajes” como algunos románticos los han querido presentar, pero tampoco lo contrario como han hecho los fachos monarquistas. Eran pueblos con sus virtudes y defectos, pero nada comparable con la época oscurantista que impuso el imperio romano a los europeos y luego ellos al mundo.

“No se puede comparar dos procesos diferentes. América funcionaba en un sistema de comunidades, con un “buen vivir” para todos. Eurasia estaba en un sistema feudal con graves disputas y diferencias sociales entre ellos”.


*Atawallpa Oviedo Freire es escritor, periodista y filósofo nacido en Ecuador.

**En mi libro Los Hijos de la Tierra, está bien ampliado y detallado.

Ilustración: Jonathan Terreros, el artista publicó esta imagen el 12 de octubre de 2019 con el siguiente comentario: “La resistencia no solo es la habilidad de soportar algo muy fuerte, sino de convertirlo en gloria ! Hoy celebraremos 527 años de resistencia! Gracias ancestros por dejarnos este gran legado, hoy es nuestro turno! Por Mama Dolores, Mama Transito, por los hermanos caídos y por todos mis hermanos que resisten hoy y lo seguirán haciendo siempre ante las injusticias! Tomada de FB/PrimeraLínea