SÁTIRA| Análisis policiaco de la comparecencia policiaca del Gral. Carrillo a la Asamblea

Comparecencia del comandante general de la Policía Nacional, general Patricio Carrillo ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional. FOTO: Asamblea Nacional

Por Hugo, el búho

–MI GENERAL: ahí le envío un análisis de lo que Ud. dijo en la Asamblea para que conste en actas; para que la prensa no vaya a mal interpretar o sacar de contexto sus declaraciones. (“Sacar de contexto” es una frase que aprendí de algunos ministros, y que sirve para desdecirse de lo que se dijo pero que parece que nunca se hubiera dicho, porque se dijo en otro contexto, o algo así. No entiendo lo que es con-texto, pero al parecer es una frase de mi Presidente, que la dijo al revés, es decir, sin-texto). 

–MI GENERAL: lo primero que hay que resaltar, con rojo, es que Ud. dijo que las manifestaciones de Octubre fueron terroristas. Según lo que encontré en gugle, terrorismo es la forma violenta de lucha política. Entonces, si analizamos el concepto desde su contexto, terroristas son los políticos y alguna prensa de medios extraños, que en sus titulares siempre nos acusan de algo. Y terroristas fueron los manifestantes de octubre, quienes, envés de protestar como se debe, es decir, sin causar desmanes y deswoman, lo que hicieron es desobedecer a las fuerzas del orden. Y quien desobedece debe asumir las consecuencias, por eso, el romulesco refrán: “ojo por bomba y perdigón por diente”.

Según lo estudiado, las fuerzas del orden somos nosotros. Y, las fuerzas del desorden son los vándalos, delincuentes y terroristas que, como Ud. dijo, quisieron dar un golpe de estado, o sea tumbar al Presidente de su silla de ruedas. Pero como el Presidente fue más rápido, no pudieron, ya que él mismo huyó a Guayaquil, como adivinando lo que se venía, es decir, sabía que lo querían golpear en su estado, o en su silla, o algo así. 

-MI GENERAL: Ud. alabó el trabajo de la Policía Nacional en octubre, porque gracias al profesionalismo de los uniformados, se evitó lo inevitable: 38.000 unidades de munición se usaron. ¿Es poco? ¿Es mucho? ¿Son naranjas o son duraznos? Lo que hizo la policía es reaccionar de forma racional a los ataques desracionales de los reaccionarios de izquierda. Porque si un manifestante le insulta a la madre de un uniformado, uno puede quedarse como si nada, madre es madre, y bomba es bomba contigo por afrentoso!

¿Qué las bombas estuvieron caducadas? Sí ¿Y qué? Los políticos nuestros también son caducados y siguen funcionando. Puntazo de mi general con eso de que hubo criterios técnicos para usar la caducidad de la fuerza. Y en estado de emergencia, -como usted dijo-, no hay órdenes ni prohibiciones, solo permisos. Y como las bombas no protestaron, quiere decir que sí nos dieron permiso de que las usemos. 

-MI GENERAL: Eso de que la policía atacó con bombas zonas de paz, es acsurdo. ¿Es con b? Bueno, es acsubrdo. Esas universidades no están para andar guardando terroristas de sexo femenino y niños de edad infante. Con su conocida inteligencia usted les hizo ver a los asambleístas que la policía nunca lo hizo, que debieron ser manifestantes disfrazados de policía y que se robaron las motos de los policías para dar a entender que fueron policías, cuando en realidad, ¡Nada que ver! 

En conclusión: que a nadie se le ocurra protestar de forma no adecuada. A los protestantes les va a ir mal. Si no están de acuerdo con algo, no tiene para qué salir a protestar a la calle. Manden cartas, flores, conversen por teléfono y serán escuchados. Qué dios guarde a nuestra sacrosanta policía nacional y a nuestra ministra y a nuestro general. ¡Viva la patria!

“Y quien desobedece debe asumir las consecuencias, por eso, el romulesco refrán: “ojo por bomba y perdigón por diente”.”.