¿Normalidad en Perú?

El presidente peruano, Martín Vizcarra, fue destituido con 105 votos de 130 legisladores. FOTO Infobae

Por Jaime Chuchuca Serrano

Luego del golpe de Estado en 1948, el poeta peruano Martín Adán decía: “Hemos vuelto a la normalidad”. La historia política del Perú está plagada de golpes, corrupción y crímenes. Hagamos un recuento de la historia reciente:

Después de gobernar una década (1990-2000), Alberto Fujimori fue condenado a 25 años por homicidio y corrupción; en 1992 propició un autogolpe.

Alejandro Toledo gobernó entre 2001 y 2006, acusado de corrupción huyó a EE.UU., más tarde fue extraditado.

Alán García (1985-1990; 2006-2011) acusado de sobornos terminó suicidándose.  

Ollanta Humala (2011-2016) fue censurado por lavado de activos en el caso Lava Jato y actualmente está con libertad condicional.

Al poco tiempo de la victoria del banquero Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), este fue acusado de lavado de activos en el caso Lava Jato y dimitió, actualmente tiene arresto domiciliario.

Martín Vizcarra (2018-2020) sustituyó a Kuczynski y el día lunes fue destituido por el Congreso debido a acusaciones de soborno.

En 2018, Vizcarra promovió una reforma para aprobar la prohibición de la relección de los congresistas, ganó con el 85%. En 2019, el mandatario disolvió el Congreso después que le rechazaron tres veces una reforma a la elección de magistrados del Tribunal Constitucional y llamó a elecciones extraordinarias. Vizcarra contaba con el apoyo de dos partidos y no presentó candidatos propios.

En mayo de este año, Vizcarra gozaba con el 82 % del apoyo popular. Vizcarra fue destituido por una moción de “vacancia por incapacidad moral del presidente” a consecuencia de la corrupción que surgió en su período de gobernador en Moquegua, donde se dice que recibió sobornos de diferentes empresas para hacer obras públicas. En el Congreso, la “moción de vacancia” fue aceptada con el voto de 105 de 130 legisladores. Manuel Merino (Perú Posible) fue elegido para remplazar a Vizcarra. A su vez, Vizcarra se defiende acusando al Congreso porque los testimonios no han sido validados por la justicia.

Algunos analistas explican que la destitución de Vizcarra es un golpe de Estado y no está ajustado a la Constitución, y que su destitución es una retaliación por la reforma que obtuvo contra la relección de los congresistas. Es claro que bajo este sistema institucional un Presidente podría ser fuerte solo con una mayoría sólida en el Congreso. Al igual que otros países latinoamericanos, Perú está sacudido por permanentes actos de corrupción y la lucha contra el autoritarismo de las instituciones presidenciales y legislativas. La crisis se ha expandido en tiempos de pandemia y el país se encuentra entre los 20 países con mayor mortalidad. Una ola de movilizaciones ha estallado contra la inestabilidad política.

“Algunos analistas explican que la destitución de Vizcarra es un golpe de Estado y no está ajustado a la Constitución, y que su destitución es una retaliación por la reforma que obtuvo contra la relección de los congresistas”.

*Jaime Chuchuca Serrano es abogado, licenciado en Ciencias Políticas y Sociales. Investigador social y docente en Sociología. Doctorando en Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional del Cuyo.