Moreno, el Impune

Moreno se ha convertido en el excelentísimo señor impune. FOTO: Archivo Público Presidencia de la República

Por Jaime Chuchuca Serrano*

Lenín Boltaire Moreno Garcés fue vicepresidente junto a Rafael Correa durante el primer y segundo períodos presidenciales (2007-2009, 2009-2013), fue delegado de las Naciones Unidas en Ginebra (2013-2016) y, ahora, presidente de Ecuador desde 2017. En su primera etapa, Moreno consolidó un pacto político empresarial y llegó a varios acuerdos con todos los partidos a los que les repartió cargos de poder.

Rafael Correa Delgado tiene diez expedientes abiertos por peculado, nueve por tráfico de influencias, dos por traición a la Patria y casi cuarenta delitos relacionados con su labor en la administración pública. En estos actos se vincula a Correa con toda suerte de colaboradores, asesores, ministros, funcionarios, amigos y parientes, pero no se establece la responsabilidad de Lenín Moreno Garcés. Moreno es artífice directo de la política pública ecuatoriana desde el año 2007 y, a pesar de su complicidad, reina la impunidad. 

Los economistas neoliberales tienen responsabilidad directa en el latrocinio, hambre, deuda y desempleo, y Moreno tiene relación directa con estos. Alberto Dahik, de la vieja escuela neoliberal, ex vicepresidente de Sixto Durán Ballén a inicios de los noventa, acusado de varios delitos y con amnistía de la presidencia de la República es asesor económico Moreno. Mauricio Pozo, ex ministro de Lucio Gutiérrez, suscriptor de una de las Cartas de Intención más lesivas con el FMI, candidato a la vicepresidencia de los Socialcristianos, es actual ministro de Economía de Moreno. El anterior Ministro de Economía, Richard Martínez, economista neoliberal, redactor de las políticas públicas de endeudamiento, privatizaciones y extinción de los subsidios, junto a Moreno es uno de los causantes de la crisis económica ecuatoriana y ahora funge de vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).  

La ex Ministra de Gobierno, María Paula Romo, candidata y asambleísta con Correa y funcionaria pública con Moreno, fue destituida en la Asamblea Nacional por varias negligencias en el Levantamiento de Octubre-2019 (faltaría Oswaldo Jarrín). El parlamento resolvió tal destitución para lavarse las manos y congraciarse con los pedidos del pueblo. Sin embargo, los procesos penales contra Romo aún esperan en el sueño de los justos. Romo es autora intelectual del rompimiento de los derechos humanos, de miles de heridos, 11 fallecidos directos, 3 indirectos y de 8 pérdidas oculares. Romo autorizó y justificó la embestida a centros históricos, comunidades, barrios, universidades, persecución a manifestantes y linchamientos, pero al Presidente Moreno nadie acusa.

Finalmente, en estos días, a pesar de la carestía económica, el gobierno de Moreno resuelve congelar el salario básico y, al mismo tiempo, el cabildo de ciudades como Quito anuncia el incremento de los pasajes. Moreno se ha convertido en el excelentísimo señor impune. Se conoce que todo el equipo de Moreno está tramitando visas para EE.UU. y Europa para el “after party”.

Moreno es artífice directo de la política pública ecuatoriana desde el año 2007 y, a pesar de su complicidad, reina la impunidad. 


*Jaime Chuchuca Serrano es abogado, licenciado en Ciencias Políticas y Sociales. Investigador social y docente en Sociología. Doctorando en Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional del Cuyo.s