Flora Tristán, la manera comunista de ser libre y mujer

Por Tomás Rodríguez León*

❤️ A mi sobrina Cristina Balcázar, mi sobrina asesinada con su bebé

Flora Tristán fue la primera mujer comunista, la gran iniciadora del feminismo militante y del movimiento obrero. Es la mujer que precede a las teorías del comunismo científico  de Carlos Marx y Federico Engels.

Hija del aristócrata peruano Mariano de Tristán y Moscoso, hermana de quien sería Presidente del actual Perú y miembro de la Armada Española  y de madre francesa. Tuvo una primera infancia de lujo, y su casa era visitada por personajes hitos en la historia como Simón Bolívar o Simón Rodriguez el maestro del libertador.  Pero cuando apenas Flora tenía 5 años, la familia cae en la pobreza tras la muerte de su padre.

 A los 16 años comienza a trabajar como obrera  en un taller de litografía  en París y con apenas 17 años se casa con el propietario de este, André Chazal, el 3 de febrero de 1821. En los 4 años siguientes tienen tres hijos, uno de los cuales muere, al parecer, muy pequeño; el otro se llama Ernest; y, la tercera, nacida en 1825, es Aline; será la futura madre del pintor Paul Gauguin. Víctima de celos y malos tratos,  con solo  22 años, Flora huye del hogar llevándose a sus hijos.  Flora se redujo a la marginal condición de “paria”, y así le gustaba denominarse. Viaja a Perú en 1832, dispuesta a cobrar su herencia, lo cual ocurre parcialmente con la generosidad de su hermano. El 7 de abril de 1833, justo el día en el que cumplió 30 años, Flora se embarca en Le Mexican. El barco pertenecía al mismo capitán Chabrié, quien le había facilitado el primer contacto con sus parientes peruanos. La travesía hasta América dura cinco meses, y tras desembarcar en Islay, Flora pasa a Arequipa, donde permanece hasta abril de 1834.

Escribió un diario de viajes acerca de sus experiencias en Perú. El diario fue publicado en 1838, como Pérégrinations d’une paria (Peregrinaciones de una paria). De regreso a Francia, emprende una campaña a favor de la emancipación de la mujer, los derechos de los trabajadores y en contra de la pena de muerte.  Tristán dirá existen dos clases oprimidas: la clase obrera y la clase de la mujer, y no podrán liberarse las dos, si ambas no se unen. 

Flora publica en 1840 un coherente programa socialista en L’Union Ouvrière (La Unión Obrera), en donde clama por la necesidad de los trabajadores de organizarse y aboga por su “unidad universal” —la emancipación de los trabajadores debía ir unida a la emancipación de la mujer—; siendo la creadora de la consigna “Proletarios del mundo, uníos“.4​ Se convierte así en la primera mujer en hablar del socialismo y de la lucha de los proletariosKarl Marx reconoció su carácter de «precursora de altos ideales nobles» y sus libros formaron parte de su biblioteca personal. En el texto La Sagrada Familia (escrito conjuntamente por Karl Marx y Friedrich Engels) en el capítulo IV – escrito solamente por Engels – (Die kritische Kritik als die Ruhe des Erkennens oder die kirische Kritik ald Herr Edgar) se hace una defensa de la feminista comunista Flore Celestine.5

Tristán también fue víctima de intento de femicidio pues su ex esposo, enfurecido, intento asesinarla, disparándole en la calle y dejándola malherida, en septiembre de 1838. Flora gana notoriedad  el agresor Chazal es sometido a un proceso que se le complica con la acusación de intentar violar a su propia hija Aline. Finalmente, André Chazal es condenado a 20 años de trabajos forzados. Pero las secuelas de las heridas llevaron a la muerte a la gran comunista

Una de las cuestiones fundamentales de la perspectiva feminista de Flora es el giro político que le imprime a dimensiones de la vida activa humana como la sexualidad, la experiencia cotidiana, la corporalidad, la división sexual del trabajo, las relaciones personales, las emociones, etc. Todas estas zonas temáticas que han sido tradicionalmente expulsadas por los paradigmas. 

El tema del  amor, se incluye en concepto de lealtad de clase y nunca se reduce a la esfera privada; las relaciones sexuales, el matrimonio, la violencia contra las mujeres son interpretadas contra el sistema  de opresión burguesa y esto es muy valorativo toda vez  que en su vida estos  hechos le hicieron daño.

Es la madre del comunismo y de sus dos grandes filósofos:  Marx  que dio ciencia a su concepción proletaria y Engels que dio ciencia a  su concepción de familia, cuerpo y propiedad. Tristán vivió 130 años antes de la institucionalización de la perspectiva Feminista y de Género.

Otros y otras  profundizan con sesgadas y/ o subjetivas  interpretaciones   los tempranos análisis de Tristán respecto de las relaciones jerárquicas al interior mismo de la masculinidad aunque sin perder de vista la solidaridad que mantienen los varones en tanto grupo genérico para la dominación. Pero actuará con una concepción de amparo de la que nunca se separó; la clase obrera y la clase de la mujer unidas para la liberación

“La mujer es la proletaria del proletario”, dice  y crítica a la “raza” masculina cuando se aproxima a los moldes del burgués opresor. Marx reconocerá los aportes de Flora y es innegable  la influencia de su  pensamiento  en los fundadores del socialismo científico,  basta reiterar que no fue Marx quien pronuncio la proclama “proletarios del mundo uníos”, sino Flora Tristán

“Es la madre del comunismo y de sus dos grandes filósofos:  Marx  que dio ciencia a su concepción proletaria y Engels que dio ciencia a  su concepción de familia, cuerpo y propiedad. Tristán vivió 130 años antes de la institucionalización de la perspectiva Feminista y de Género”.

*Tomás Rodríguez León es master en gerencia de salud pública, especialista en salud y educación. Docente universitario.