¿Por quién voto?

Por Luis Arocha Mariño*

Desafortunadamente, vivimos en una época donde muchas personas influyentes se enteraron de descubrimientos científicos profundamente riesgosos: la toma de decisiones humanas ocurre desde el inconsciente y bajo la terrible preponderancia de factores sesgados y de orden inmediatista, en más de un 95% de los casos.

Como seres gregarios, organizados jerárquicamente, establecemos nuestra pirámide pública poniendo en manos de un pequeño grupo la toma de decisiones colectivas que determinan nuestras posibilidades y oportunidades de decisiones de alcance social, arrastrando en ello nuestra vida familiar, laboral y hasta personal. Y esa es la esencia necesaria de la democracia, forma de organización donde delegamos tal función, mediante el voto.

Esa estructura psíquica que determina por quien voto -ejercicio de la esperanza- está condicionada y amenazada por lo que nos gusta llamar en el grupo de investigación y docencia que encabezo, el virus del AIDS MENTAL: Autoengaño, Ignorancia, Desmesura y Soberbia, cuatro componentes de nuestra alma que asechan constantemente nuestras decisiones. Por ello mismo, siempre recomendamos una vacuna diaria ante tal desvarío de la naturaleza humana, con el procedimiento TEERPHA:

Trabajo en equipo: nunca decida solo, tenga unos buenos consejeros a su alrededor;

Estudio: infórmese constantemente a partir de fuentes confiables y serias;

Reflexión: siempre vuelva a examinar cuidadosamente sus pasos antes de dar el definitivo;

Prudencia: proceda con cautela frente a los retos que tenga delante;

Humildad: reconozca que somos seres imperfectos y vulnerables;

Autocrítica: no tema equivocarse, no hay otra opción para aprender cosas buenas y productivas.

De esta manera podrá usted colocar su voto con la esperanza de que, habiendo conocido las intenciones reales de los candidatos a elegir y se reducirá la posibilidad de que bote su voto.

¿Por quién voto? Pregunta engorrosa que despierta pasiones. Le aseguro que no votará usted igual si está poseído por el virus del AIDS MENTAL que si dispone de la vacuna TEERPHA a su disposición y se la aplica. Garantizamos que no tiene efectos secundarios y sacará lo mejor de su código genético.

“El destino humano de breves dichas y largas penas

quizá es instrumento de otro…”.

–Jorge Luis Borges

*Luis Arocha Mariño es neurotecnólogo, psiquiatra, escritor y divulgador científico