Segunda vuelta electoral: ¿Quién está nervioso?

Por Hugo Noboa

El peor escenario para Rafael Correa y su delfín, Andrés Arauz, así como para el banquero Guillermo Lasso, es tener que enfrentarse al candidato de Pachakutik, Yaku Pérez (o, a Xavier Hervas, si hubiera sido el caso) en segunda vuelta por la Presidencia. Prepararon todo un tinglado mediático para hacernos creer, sobre la base de dos exit poll, con conflicto de intereses, que la final sería entre Lasso y Arauz. Y hubo analistas políticos “serios” que se prestaron para ello.

Cuando Santiago Basabe, docente de la Flacso, recorría uno por uno los canales de televisión, con un discurso que parecía muy coherente sobre las posibilidades en segunda vuelta para Lasso y Arauz, ya se me clavó una mala espina. Acaso un analista político serio no podía primero aclarar que se estaba especulando en base a dos de las seis encuestas exit poll autorizadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE): la una del correismo (Clima Social de Santiago Pérez) y la otra del socialcristianismo y el banquero Lasso (CEDATOS), –a propósito, ¿qué pasó con el resultado de las otras cuatro ¿se hicieron las encuestas?–.

Al menos Basabe hubiera hecho un análisis de dos posibles escenarios: Arauz vs. Lasso o Arauz vs. Pérez. Pero no. Se empecinaron en poner en el imaginario que Lasso estaba en segunda vuelta. Cuando Santiago Basabe fue recibido en Ecuavisa por Alfonso Espinosa de los Monteros, con frases halagadoras como “uno de los analistas más confiables”, ya mis sospechas se confirmaban, lo están utilizando. Algo traman.

El Consejo Nacional Electoral demoró más de una hora en presentar los resultados del conteo rápido (sobre actas reales en una muestra del 6% de juntas electorales a nivel nacional). ¿Qué presiones habrán recibido Diana Atamaint  y otros vocales del CNE en ese tiempo?, ¿Qué les habrán ofrecido? Casi inmediatamente después de la lectura de los resultados del conteo rápido (informe técnico entregado públicamente por la presidenta y los vocales del CNE), el vicepresidente del CNE, el representante de CREO, Enrique Pita, atropellando las declaraciones de la Atamaint, se apresuró a dar otras cifras que sembraron el desconcierto y permitieron el triunfalismo de Lasso en Guayaquil.

Al parecer la disputa por el segundo puesto entre Yaku Pérez y Guillermo Lasso está muy apretada. Amanecimos el 8 de febrero de 2021 con los resultados oficiales del CNE que con 39008 (97,56%) actas procesadas, daban el primer lugar a Andrés Arauz con 32,20% de votos, segundo lugar a Yaku Pérez con 19,80%, tercero a Guillermo Lasso con 19,60% y un sorprendente 16,02% a Xavier Hervas, para el cuarto puesto. Los demás, con votaciones muy pequeñas.

A pesar de que había (a primera hora del 8 de febrero) 977 (2,44%) actas aún no procesadas y 5579 (13,96%) actas con novedades (generalmente novedades no mayores, que no alterarían los resultados), la suerte parece estar echada: Arauz y Pérez estarían en segunda vuelta, aunque ello tiene que confirmarlo oficialmente el CNE y podría demorarse algunos días. Cualquier resultado diferente de última hora, sólo podría traer gran sospecha y convulsión en el país.

El conteo rápido debía reflejar ese panorama, esa disputa cerrada entre Pérez y Lasso por el segundo puesto. Pero no debía ser herramienta de manipulación política. El conteo rápido es  solo una muestra estadística y, como toda muestra, tiene error; por ello los límites de confianza inferior y superior (probable variabilidad si se repitieran otras muestras) que también leyó Atamaint cuando presentó los resultados del conteo.

Pero claro, en seguida la agresividad del representante de CREO, Pita (habla el hombre blanco y rico) para “desmentir” lo informado por la mujer e indígena presidenta del CNE, pretendiendo sembrar el caos con un supuesto e incierto “empate técnico” que permitiría maniobras oscuras a la derecha y al correismo.

A propósito, Atamaint sistemáticamente ha sido atacada maledicentemente por diversos sectores políticos y personajes durante su gestión. Habrá tenido errores, que incluso le llevaron a un juicio político. Pero lo que se evidencia es que no soportan una mujer indígena presidiendo el organismo electoral (ni ningún organismo del Estado). Seguimos siendo anacrónicamente racistas y patriarcales.

El 28 de enero de 2021, escribí una nota que compartí entre amigos, con las últimas encuestas disponibles (aunque algunas de ellas no fueran confiables), se preveía que Yaku Pérez podría desplazar a Lasso del segundo puesto e iría de finalista a la segunda vuelta. También se preveía el mayor crecimiento de Hervas de la Izquierda Democrática, pero que no le alcanzaría para llegar a segunda vuelta porque despegó muy tarde.

Pero también se preveía lo que muchos analistas coinciden, que el correismo tiene su tope en alrededor del 30% de votos, que muy poco podría superar ese porcentaje. Lo que no le permitiría ganar en una sola vuelta, como pretendían; y, a lo mejor tampoco en segunda vuelta.

El correismo sabía que si no gana en primera vuelta, está perdido. Y si le toca enfrentar una segunda vuelta, añoraba que sea Lasso su rival, porque al menos con él la disputa sería pareja aunque incierto el resultado final. Ya no tienen a Juan Pablo Pozo presidiendo el CNE.

Uno de los datos que no todas las encuestas preguntan o publican es el del voto rechazo. De las pocas que lo han hecho, se presume que el voto rechazo es muy alto para Lasso y Arauz (léase Correa), alrededor de 65% y similar para ambos; significa que un 65% de la población jamás votaría por ninguno de los dos, ni en primera ni en segunda vuelta. Yaku Pérez no tiene tanto voto rechazo, este sería de alrededor de un 50%. Ello da una diferencia de 15 puntos entre Pérez y Arauz, que sería lapidaria para Arauz.

Diario El Universo publica un mapa muy elocuente de distribución territorial con los datos preliminares del escrutinio del CNE:

Posibles ganadores por provincia, primera vuelta presidenciales, Ecuador febrero 2021

Fuente: Diario El Universo.com, a las 12h12 pm/Lunes 08 de febrero.

El mapa muestra, hasta el 8 de febrero de 2021 (06h49), los posibles triunfadores en cada provincia. En amarillo Andrés Arauz, ganaría en toda la Costa más Imbabura, también en Europa, Asia, Oceanía, USA y Canadá. En fucsia, Yaku Pérez ganaría en casi toda la Sierra, desde Cotopaxi hacia el sur y en toda la Amazonía. Guillermo Lasso, en azul, ganaría en Pichincha y Galápagos, así como en América Latina, El Caribe y África. En Carchi ganaría Xavier Hervas.

El voto de Arauz se concentra fundamentalmente en tradicionales bastiones de la derecha y el populismo. El voto de Yaku Pérez fundamentalmente en los territorios cuya población históricamente se ha movilizado más por derechos. Aunque ello no es excluyente, el pueblo democrático se distribuye en realidad en todo el país y fuera del mismo.

Es interesante como la derecha socialcristiana y sus aliados de CREO pierden terreno en su principal bastión Guayas (y otras provincias de la Costa) y se consolidan en un nuevo enclave de la pequeña burguesía asustada de Pichincha, sobre todo del distrito centro norte de Quito.

El repunte de la Izquierda Democrática, su ganancia en Carchi (tradicional fortín social demócrata), así como su alta votación en Pichincha y otras provincias, sobre todo de la Sierra, provocan una interrogante, ¿se está reconstruyendo la social democracia? Con el General Paco Moncayo no lo lograron. O ¿es solo un globo de popularidad de Hervas? En todo caso, surge un nuevo líder político que seguramente será promovido a futuro.

En el marco de este nuevo mapa político nacional y un posible proceso de alianzas o apoyos (de partidos y sobre todo de la ciudadanía) a los finalistas, se ve muy prometedora la posibilidad de que por primera vez en la historia un líder indígena asuma la presidencia de la república.

El ático en Bélgica debe estar temblando. Al banquero no le queda más que la resignación.

“El correismo sabía que si no gana en primera vuelta, está perdido. Y si le toca enfrentar una segunda vuelta, añoraba que sea Lasso su rival, porque al menos con él la disputa sería pareja aunque incierto el resultado final. Ya no tienen a Juan Pablo Pozo presidiendo el CNE”.

–Hugo Noboa