De cómo la “extrema izquierda” terminó favoreciendo a la derecha extrema

En su primera alocución como ganador de la Presidencia de la República, Guillermo Lasso, reconoció el apoyo de Jaime Nebot, líder del PSC. FOTO: Captura transmisión envivo del 11 de abril de 2021.

Por Abraham Grijalba Calero y Ximena Grijalba Calero*

La historia del triunfo del candidato de extrema derecha, el neoliberal Guillermo Lasso (CREO), representante del sector bancario y financiero, explicada en 12 pastillas:

  1. La derecha ecuatoriana -gracias al grave error histórico del correísmo al nombrar como su sucesor a Lenín Moreno- logró posicionar en el imaginario de la sociedad ecuatoriana, que el manejo catastrófico del Estado estos últimos cuatro años se debía más a la ineptitud de Moreno que a la aplicación del Programa neoliberal del movimiento de derecha CREO, con el cual gobernó. 
  1. Los primeros dos años, el cogobierno de Moreno-Lasso-Nebot, se dedicó a administrar el conflicto fruto de la polarización del país generada los años anteriores por Correa; creó una imagen de “conciliación y justicia” a la vez que empezaba el proceso de desmontaje del Estado para dar paso al neoliberalismo.
  2. En esa empresa contó con el apoyo de los mass media, la derecha representada por CREO, Julio César Trujillo, Pablo Celi y Diana Salazar.
  3. A pesar de que Moreno resultó ser el adalid del anticorreísmo en una épica traición a los orígenes políticos que le llevaron a la Presidencia, se habla de 14 años de correísmo, cuando en realidad fueron 10. 
  4. Evidentemente, la derecha logró mimetizarse por cuatro años, a pesar de la presencia de sus representantes: Otto Sonnenholzner y María Alejandra Muñoz (Opus Dei) en la vicepresidencia de la república. 
  5. Además, el cogobierno de Moreno-Lasso-Nebot en su impulso hacia el neoliberalismo: perdonó las deudas con el Servicio de Rentas Interna (SRI) a la Banca y las grandes empresas; promovió y sancionó leyes de flexibilización laboral a nombre de la pandemia; leyes económicas que desregulan a la banca; firmó acuerdos con el FMI; pagó la deuda externa de manera religiosa. Ahora pretende entregar el Banco Central del Ecuador a la gerencia de los banqueros; redujo los presupuestos en salud, educación y la inversión social, entre otros, a pesar de ser inconstitucional.
  6. El incremento tan significativo del voto nulo se explica como una consecuencia de varios factores: 
    • La eterna campaña despolitizadora de la derecha: “ser político u optar por una corriente política equivale a ser corrupto”, basada en cuatro años de acusaciones al gobierno anterior (muchas de las cuales tenían bases reales). Sin embargo, no incluyeron en su campaña, toda la corrupción de la que ellos fueron responsables en décadas anteriores, que no son menores que las de correísmo: la sucretización de la deuda externa en los gobiernos de Oswaldo Hurtado y León Febres Cordero; el salvataje bancario en gobierno de Jamil Mahuad; los créditos vinculados gestionados por la banca corrupta al mando de Guillermo Lasso; el feriado bancario en el gobierno de Jamil Mahuad y su súper ministro de economía Guillermo Lasso; el caso flores y miel en el gobierno Durán Ballén y su familia; los fondos reservados de la vicepresidencia de Alberto Dahik; las licitaciones de los pozos petroleros con Lucio Gutiérrez; la construcción del Malecón 2000 de Febres Cordero; la construcción de la perimetral en Guayaquil de Jaime Nebot; el reparto de hospitales y las entidades públicas, en general, en el cogobierno de Moreno-Lasso-Nebot, bajo la conducción de María Paula Romo.
    • Otra fuente del voto nulo es el “infantilismo de izquierda”, expresado en la incapacidad de diversos grupos políticos y sociales (feministas, ecologistas, movimiento indígena y otras corrientes), para diferenciar entre dos proyectos políticos con profundas diferencias, la una propuesta (Arauz), claramente reformista, frente a la opción de derecha – neoliberal de Lasso-Nebot-Moreno. El voto nulo es un rechazo a las dos candidaturas ante la miopía de no reconocer esas diferencias entre las dos corrientes que participaron en el balotaje.
    • El resentimiento que generó entre el movimiento indígena y los movimientos sociales en general, la cara más oscura del correísmo, con su criminalización y consecuente judicialización permanente de la protesta social. 
  7. Una de las consecuencias de esta posición de Pachakutik es el fortalecimiento de las posiciones de derecha al interior del movimiento indígena y el debilitamiento de las posiciones progresistas representadas en el liderazgo de Leonidas Iza y Jaime Vargas.
  8. Por consiguiente, la posición del voto nulo, objetivamente, terminó por favorecer al banquero viabilizando y facilitando su triunfo electoral y el continuismo del actual cogobierno de la derecha.
  9. Otros aspectos que contribuyeron al triunfo de Lasso-Nebot-Moreno, fueron:
    • El apoyo permanente e incondicional de una prensa servil a los intereses de la derecha política.
    • La campaña de segunda vuelta de Lasso, que mostró un candidato que proyectaba una persona tranquila, conciliadora, dialogante y que escucha; en contraste con la imagen violenta, autoritaria que mantiene Correa.
    • Esta campaña tuvo un peso importante en la clase media quiteña, que gusta de los buenos modales. 
    • Además, Arauz fue incapaz de tomar la distancia necesaria de Correa y su sombra, quien nunca abandonó el escenario político. 
    • El temor vendido día a día por los medios, al presentar a Venezuela como un espejo indeseable, omitiendo y ocultando de manera descarada las consecuencias del criminal bloqueo contra el pueblo venezolano y los infames fines que persigue el mismo, orientado a la apropiación ilegítima de las riquezas naturales del pueblo venezolano. 
  10. En este momento, los intentos por defender el indefendible voto nulo promovido por la “izquierda radical”, son tan vanos como estériles. 
  11. Desde luego, como dicen los postreros defensores del voto nulo, seguiremos en la lucha. No obstante, en la práctica perdimos la oportunidad histórica de elegir un mejor contexto para el desarrollo de la misma e hicieron un flaco favor al movimiento “progresista” a nivel nacional con profundas repercusiones en la arena internacional. 

“Otra fuente del voto nulo es el “infantilismo de izquierda”, expresado en la incapacidad de diversos grupos políticos y sociales, para diferenciar entre dos proyectos políticos con profundas diferencias, la una propuesta (Arauz), claramente reformista, frente a la opción de derecha – neoliberal de Lasso-Nebot-Moreno”. 

*Abraham Grijalba Calero es economista y Ximena Grijalba Calero es académica de la Universidad Central del Ecuador.