Volvamos a los buenos modales: fuera cubanos y venezolanos

Por Hugo el búho*

¿Seguro que su programa se llama ”Encuentro”?  Ah ya, encontrarse entre todos, menos con los venezolanos, con los cubanos. Y lo dijo un experto en buenos modales. Un comunicador que sabe de buena música. ¿O sea que para tener buenos modales hay que erradicar a los cubanos y venezolanos que adoctrinan a nuestros niños? Ya. Los pocos amigos de las dos nacionalidades mencionadas que conozco, y que radican en el país, no se les pasa por la cabeza semejante idea. Al contrario, quieren saber poco o nada de los gobernantes y política de sus países de origen. 

¿Qué les pasa a los Oquendo?

Primero, el padre se salta la primera línea para vacunarse. Un VIP con mucha Visión. Y luego el Junior sale con tamaño disparate xenofóbico. Solo falta la Michelle que diga, por ejemplo: hay que privatizar todo porque lo público no sirve. Me estoy imaginando a los españoles comentando: Erradiquemos a los ecuatorianos de nuestra patria porque es imposible lidiar con sus malas costumbres. Dicho por una persona común y corriente, capaz y no pasa de la anécdota; pero tratándose de un comunicador social que tiene influencia en cierto estrato de la ciudadanía, la cosa ya no es tan inocente.

¿Qué daño les hicieron a los Oquendo?

Tranquilos Diegos, ya ganó su candidato de la banca y ya aprobaron la ley de “Defensa” de la Dolarización, que nos hará tener mentalidad bancaria. Calmados, Diegos. No vamos a ser como Venezuela ni Cuba. Seremos una réplica de Miami o una democracia madura como la Colombia de Uribe. Seguro sueñan con que el Guillermo sea un Álvaro ecuatoriano. ¿Qué pasa, Diego Junior? Ya sé. La colonia venecubana de la capital convenció -ideológicamente- a su papá para que se aproveche de los contactos con el maravilloso gobierno, y se vacune sin respetar la primera línea. De ahí el odio a los que ni duermen por adoctrinar a nuestros niños. 

¿El exceso de morenismo los tiene confundidos?

Y verá que en las Universidades hay muchos venezolanos y cubanos dictando cátedra. Pobres nuestros estudiantes universitarios, alienados, estupidizados con las clases que se disfrazan de adiestramiento. Y no le cuento, Diego. No le cuento que en los hospitales públicos y privados también trabajan muchos cubanos y venezolanos. ¿Se imagina una consulta con ellos? Así más o menos debe ser:

-Buenos días, paciente. Le comento que su dolencia del riñón derecho se debe a que últimamente sus lecturas en libros o redes sociales son de índole capitalista. Le receto unas pastillas coloradas y lecturas del socialismo del siglo 21 para que su riñón se estabilice. Luego de unos tres meses, le haría bien visitar la isla de Cuba para que su organismo se equilibre. Y para que madure su infección, sería bueno que revise los tuits del presidente Maduro. Buenos días.

Primero, el padre se salta la primera línea para vacunarse. Un VIP con mucha Visión. Y luego el Junior sale con tamaño disparate xenofóbico. Solo falta la Michelle que diga, por ejemplo: hay que privatizar todo porque lo público no sirve. 

Lindo su programa musical, Diego. Pero, las opiniones políticas déjeselas a su padre.