En los 40 años de “democracia” el Ecuador ha sido una sucesión de momentos difíciles: crisis económica, empobrecimiento, pérdida de la soberanía monetaria, inestabilidad política, masivas protestas sociales, caída estrepitosa de tres presidentes, rol dirimente de las fuerzas armadas, escándalos de corrupción, exgobernantes presos o enjuiciados, neoliberalismo y populismo.