Luego de más de dos años de golpe, la salida democrática no acaba de aclararse en Brasil. Los poderes fácticos que lo organizaron, sin candidato ganador y habiendo fracasado absolutamente en superar la crisis y reactivar la economía, aun dudan si golpear la puerta de los cuarteles para continuarlo por medios aún más anti democráticos.