El primer año de gobierno de Lenín Moreno ha significado una lenta transición desde un régimen bonapartista, autoritario y desarrollista que giraba en torno a la figura caudillista del expresidente Rafael Correa, hacia un régimen neoliberal, donde los grupos más fuertes de la burguesía y la derecha han logrado imponer su agenda en el manejo económico de la nación.