D

esde  hace siglos, Marco Polo atestiguo que China  estaba en la  vanguardia de la civilización  y era el país más rico del mundo,  crecía sin someter  a pueblos ajenos y tenía una muralla construida para defenderse. Sus inventos -como la pólvora, la brújula o la navegación transoceánica-  no se hicieron para someter a otros.