Es evidente que el presidente del Ecuador Lenín Moreno no recibe de sus asesores las orientaciones adecuadas a fin de tener un norte claro en temas como la frontera con Colombia o el ser garante en los diálogos de Paz que llevaba a cabo el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno colombiano en Quito. Dos temas distintos, que para Moreno y su equipo de gobierno, al parecer son lo mismo.

 

Iremos con toda la contundencia, sin contemplaciones, para sancionar a estos violadores de todos los derechos humanos y todos los principios del humanismo y la solidaridad”, (…) “no podemos dejar que ellos nos impongan sus reglas, vamos a darles la lucha y en el escenario que ellos han escogido, en el campo que ellos lo han escogido y los vamos a derrotar…y los vamos a derrotar”.