Por Ileana Almeida*

Que Yaku Pérez, indígena cañari, que pasó su infancia en el huasipungo de una hacienda, que sabe lo que es pobreza extrema, que ha sufrido persecuciones políticas, encierros arbitrarios, y que haya  logrado convertirse en un político e intelectual, dispuesto a responsabilizarse por el destino de todos los ecuatorianos desde los más altos ideales, es realmente digno de alabanza.

Por Atawallpa Oviedo Freire*

El término “felipillo” hace referencia a un personaje que se vendió a los conquistadores monárquicos, y desde ahí se utiliza para hacer relato de quienes traicionan a su cultura y reniegan de sus ancestros.

En estos 500 años han habido algunos “felipillos” indígenas que han negado sus raíces y han terminado abrazando teorías coloniales patriarcales, antropocéntricas, reduccionistas, hegemonistas. La mayoría de mestizos también lo han hecho, pero hay casos emblemáticos, por ejemplo, en los Andes, el de los mestizos Guamán Poma de Ayala, Juan Yamqui Salcamayhua, Tupak Amaru (Gabriel Condorcanqui), Micaela Bastidas, Eugenio Espejo, quienes más bien optaron por sentipensar desde su cultura madre y por seguir tejiendo la vida junto a sus ancestros andinos. 

Algunos pueblos del Ecuador precolombino terminaron su etapa de florecimiento sin dejar mayores vestigios.  Es el caso de los paltas. ¿Qué pasó con ellos?  Las Noticias Cronológicas del Cuzco traen el dato de que Huayna Capac en 1460 sometió a cañaris y a paltas, quienes pusieron resistencia. Por su rebeldía fueron trasladados en su mayoría a regiones del sur y en su reemplazo, trajeron una población de comprobada lealtad al inca, los saraguros, que se asentaron en lo que es hoy, la provincia de Loja.

En una de las primeras conversaciones mantenidas con mi padre y mi madre a cerca del corona virus, me cuentan que cuando eran pequeña/os llegó el burru uhu a sus comunidades – así nombraron a la enfermedad nueva que provocaba una tos incontenible, era tan fuerte que la tos se asemejaba al sonido que produce el rebuzno de un burro. 

Varios estudiosos han advertido que en la comunidad Salasaca se ha mantenido cierta pluralidad étnica que incluye una alianza de elementos culturales diversos. Considerando que en una etapa lejana, los Salasaca vivían en el actual Pelileo -hasta ahora tienen ahí sitios sagrados- cabe pensar que ocuparon un área mucho más extensa, incluyendo pequeños pueblos emparentados entre sí: Panzaleo, Chibuleo, Tizaleo y el propio Pelileo.

En algunos medios se ha vuelto habitual referirse a los indígenas como  culpables principales de los desórdenes del pasado octubre, de la instigación a la violencia, del vandalismo, del secuestro de periodistas, del irrespeto a las autoridades, de las agresiones a los uniformados, de la inobservancia de los derechos humanos, de violación, de sedición…

Las condiciones de vida para los Tsáchila han sido adversas. Todo ha contribuido para que su territorio ancestral sea mutilado: la “reducción de pueblos” impuesta por los jesuitas, la viruela, la superposición territorial con otros pueblos (niguas y yumbos), la presencia de colonos, las disposiciones de la Reforma Agraria, la construcción de carreteras, la aparición  de la ciudad.

José María Arguedas describe en su literatura antropológica las yungas como solo alguien q caliente. La Cordillera de los Andes tiene regiones de transición que confunden a lápiz el bosque de las montañas con la flora subtropical; difumina el frío de la Sierra con la calidez occidental o amazónica, según el lado de la cordillera. Las yungas decoran Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina.

Según el antropólogo José Matos Mar, “las comunidades indígenas del área centro-andina (Ecuador, Perú y Bolivia) constituyen una forma propia y peculiar de organización social de un amplio sector de la población campesina del  país y responden a un  tradicional patrón de establecimiento, claramente diferenciado dentro del conjunto de instituciones de las sociedades en que están insertas. Su importancia es tal que conjuntamente con la hacienda es uno de los pilares de la estructura agraria andina.