Antecedentes históricos de la crisis

La izquierda en Venezuela siempre fue una situación de guerra, ser de izquierda era sinónimo de violencia revolucionaria, pero la insurgencia  fue controlada y prácticamente erradicada por la socialdemocracia y el reformismo a fines de los años sesenta.  El  Partido Comunista y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que situaron el tema  del socialismo y la revolución con programa de lucha armada fueron derrotados a mediados de los años sesenta.  La internacional  socialista en su consabida práctica apaga incendio, copó la agenda de los insurrectos y se hicieron del poder para entregárselo a la burguesía (Guaido es parte de esa tendencia).

¿Qué les hicimos para que nos insulten así? ¿Somos malos, mamá? ¿Por qué quemaron nuestro colchón si no era de ellos? ¿Por qué tenemos que salir corriendo como si fuéramos ladrones, mamá? Dime mamá, no entiendo. ¿Yo también soy un niño malo? Te juro que no hice nada, yo solo dormía contigo y mi hermanita. ¿Es porque no les gusta lo que vendemos? ¿Nos tenemos que ir también de este país? ¿A dónde nos vamos ahora? ¿Por qué no nos quieren? ¿Qué les hicimos, mamá? ¿Qué les hicimos?

Las migraciones forzosas y los desplazamientos humanos son  dinámicas del capitalismo global y cada día son  más frecuentes, pero ahora  las perspectivas des coloniales se presentan como colonización  inversa, los pobres colonizando las naciones de más desarrollo  y  los flujos  migratorios  son parte de una nueva industria que juega con los criterios de residencia  o refugio.

El dramático éxodo de millones de ciudadanos venezolanos hacia diversos países de Sudamérica, entre ellos el Ecuador, debido a la grave crisis económica en que se ha sumido esta nación hermana, ha sacado a flote las repudiables e inhumanas actitudes de la xenofobia y la discriminación, no solamente de algunos sectores de la población sino de los propios gobiernos.