Por Hugo, el búho

Como sabemos que la popularidad del gobierno ecuatoriano está lamiendo el piso, aquí les proponemos una campaña publicitaria audiovisual gratuita. De esta manera, aportamos para lavar la imagen deplorable del régimen, de paso, que se ahorren esa platita. Porque estamos convencidos que este gobierno es bueno, bien alhaja de lunes a viernes y hasta caritativo los sábados y domingos.

Hugo, el búho

Cuentan quienes lo conocen de lejos, que el Oswaldo Jota nunca se ríe. Jamás. Su eterna cara de descanso-atención-firmes, ahuyenta hasta a los nietos, pero a él no le importa. “Con que me teman es suficiente”, grita mientras duerme. Dicen que, de pequeño, cuando se portaban mal, lo disfrazaban de mendigo en las comparsas; de ahí su odio a los pobres.