Antecedentes históricos de la crisis

La izquierda en Venezuela siempre fue una situación de guerra, ser de izquierda era sinónimo de violencia revolucionaria, pero la insurgencia  fue controlada y prácticamente erradicada por la socialdemocracia y el reformismo a fines de los años sesenta.  El  Partido Comunista y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que situaron el tema  del socialismo y la revolución con programa de lucha armada fueron derrotados a mediados de los años sesenta.  La internacional  socialista en su consabida práctica apaga incendio, copó la agenda de los insurrectos y se hicieron del poder para entregárselo a la burguesía (Guaido es parte de esa tendencia).

Afortunadamente, quien declaró que la opción menos costosa para la crisis venezolana son unas elecciones completas, con tutoría de Naciones Unidas, ha sido José Mujica. Si lo hubiera dicho otro mortal, la izquierda boba del continente lo habría acusado de ser agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de hacerle el juego al imperialismo yanqui o peor aún, de ser parte de la conspiración mundial de la derecha en contra de los procesos revolucionarios. (Seguramente no faltará algún asalariado de los gobiernos populistas de la región que lo acuse de padecer demencia senil).

¿Qué les hicimos para que nos insulten así? ¿Somos malos, mamá? ¿Por qué quemaron nuestro colchón si no era de ellos? ¿Por qué tenemos que salir corriendo como si fuéramos ladrones, mamá? Dime mamá, no entiendo. ¿Yo también soy un niño malo? Te juro que no hice nada, yo solo dormía contigo y mi hermanita. ¿Es porque no les gusta lo que vendemos? ¿Nos tenemos que ir también de este país? ¿A dónde nos vamos ahora? ¿Por qué no nos quieren? ¿Qué les hicimos, mamá? ¿Qué les hicimos?

Una nueva propuesta para renovar la institucionalidad venezolana circula entre los movimientos sociales de ese país. La propuesta se aleja de la polarización en la que han caída las fuerzas políticas y hace énfasis en una solución independiente que no pliega al interés geopolítico estadounidense, aupado por la oposición a Nicolás Maduro, pero también cuestiona el deseo de Maduro de atornillarse en el poder.