El Ecuador -y en gran medida el propio mundo empobrecido- vive atrapado en el ciclo maldito de la acumulación capitalista periférica y dependiente. Similar a tiempos pasados, repetimos el camino: empezamos con el “boom” de alguna exportación -primaria- que financia a un Estado “desarrollista” (que, a veces, se autotitula “revolucionario”), para terminar en el “eterno retorno neoliberal”.

Lenín Moreno Garcés haciéndose el que no sabe, el inocente, el recién llegado, el que no ha sido ni es parte de este proyecto de gobierno capitalista, que lo construyen desde el año 2007, de la mano con el Movimiento Alianza País (lista 35) y su binomio inicial, Rafael Correa como presidente, y usted como vicepresidente de la República, continuándolo hoy como primer Mandatario, en la misma ruta del endeudamiento al país, entregando los puertos marítimos, concesionando carreteras, subastando minas y petróleo a corporaciones transnacionales chinas, norteamericanas y canadienses.

El gobierno y su Ministro de Defensa han sido insistentes en señalar que la llegada de un avión de inteligencia de Estados Unidos al Ecuador significa que no se pondrá una base extranjera en nuestro país, como si ese fuera suficiente motivo de tranquilidad. Pero la verdad no es tan simple: en realidad y puesta en contexto se trata de una injerencia, un nuevo tipo de acciones para control y dominación del imperialismo.

El Grupo de trabajo para un Observatorio Ciudadano de las Políticas Culturales informó hoy, 30 de agosto de 2018, que el presidente Lenín Moreno no tiene las competencias jurídicas para fusionar el Instituto de Fomento de las Artes, la Innovación y la Creatividad (IFAIC) y el Instituto de Cine y Creación Audiovisual (ICCA) como medida de “optimizar” recursos del Estado.

29 agosto 2018

Pierdo el bus de las siete de la mañana y no hay otro hasta las once. Me toma por sorpresa dado que es día de feria y la feria de Simiatug, ubicada en el cantón Guaranda, provincia Bolívar, es grande, importante. Pero hay otro bus, me explica un chofer evidentemente ansioso por llenar su vehículo. Sale en cinco minutos, dice y me va a dejar cerca.