Cambia el tiempo y cambia también la manera de  asumir la memoria. Las cosas que se consideraban olvidadas pueden volverse existentes y significativas. Hoy, por fin, adquieren valor histórico las voces de las mujeres incas que estuvieron cercanas al  Inca Atahualpa. El descubrimiento de La Crónica Suma y Narración de los Incas (1545) de Juan de Betanzos en Palma de Mallorca en 1987, permite “escuchar” a la Coya Kusi Rimay.

Pasaba por una calle al sur de Quito y vi que vendían en una caseta las famosas “agüitas de vieja”. Había un tipo ahí, que le trataba de vender a la expendedora unos recipientes de plástico a un costo bajísimo. Y la señora le preguntó que de dónde los había sacado y por qué vendía tan barato. Sin desparpajo, contó que se había sacado de una camioneta. A lo que la señora le respondió, si no le daba vergüenza. Y él respondió: por qué, si todo el mundo lo hace.