La violencia digital compuesta en gran medida por la avalancha de comentarios en Twitter en favor del Estado de propaganda correísta fue la mejor carta de presentación del régimen represor de Alianza País entre 2007 y 2017, durante esta década, desde la Secretaria Nacional de Comunicación (Secom) y su agencioso ‘troll center’ se legitimaron los discursos beligerantes del presidente Rafael Correa contra las voces disidentes a su autoridad.