Lo de estos últimos meses en Palestina no termina de ser escalofriante. El Estado sionista de Israel continúa su masacre y represión contra los pueblos ocupados, esta vez ante el rechazo y las protestas de los palestinos a la instalación de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, con lo cual el imperialismo norteamericano toma una posición clara a favor de la ocupación y la desaparición del pueblo palestino.

Dicen los que lo han visto, sobre todo iluminado en las noches, que el centro histórico es una maravilla, guapeza de iglesias, lindura de calles, maravilla de tejados, y ya mismo de soplar velitas: 40 años hay que celebrarlo a lo grande, tirar la casa por la ventana, contratar chivas ambulantes, hacerse una selfie con la Virgen de El Panecillo de fondo, etc., etc.