Durante varios años, el correísmo se publicitó como la superación histórica de la larga noche neoliberal, la cual estuvo caracterizada por una profunda ingobernabilidad y por continuas crisis políticas generadas a partir del rechazo popular a un modelo que minimiza el rol del Estado y que deifica al mercado como regulador ideal de las relaciones sociales de producción.