Por Francisco Escandón Guevara*

El empleo de las encuestas, aplicadas en las campañas políticas, data del período entreguerras  del siglo XX. Los sociólogos norteamericanos, Lazarsfeld y George Gallup, acudieron a estos procedimientos metodológicos y estadísticos para la obtención de datos que expliquen el comportamiento de las masas.

Por Juan Carlos Coéllar

No nos conocemos personalmente, pero te confieso que me embarga una profunda tristeza y desazón tras la condena al expresidente Rafael Correa por el caso “Arroz Verde”, pese a que hace mucho tiempo dejé de apoyarlo políticamente porque me decepcionaron sus rasgos autoritarios y las limitaciones de su gestión para emprender en otros caminos que no sean los del desarrollismo de Estado. Estoy convencido de que esta decisión, al igual que la condena por el llamado “Caso Balda”, son parte de una estrategia perversa de judicialización de la política y de politización de la justicia, aupada por las élites políticas y económicas del Ecuador, los medios de comunicación hegemónicos y el poder imperial de los Estados Unidos. 

Por Tomás Rodríguez León

La pandemia golpea y más estupor causa la conducta humana que transita sin piedad ante el dolor, se confabulan prácticas inmorales y quehaceres políticos, cual  otra peste mayor. Los hilos de la solidaridad discurso vacío del poder, herramienta escatológica que sucede  mientras el pueblo llora, cruel escenario donde los políticos frotan sus manos organizando  negocios, negociados y robos.

Por Julio Oleas-Montalvo

No existe nada nuevo bajo el sol, dice el dicho… excepto el covid-19. Luego de los dantescos efectos de la primera ola, es evidente que el agudo retroceso del bienestar humano, en unos países más que en otros, es consecuencia de algo más que la pandemia. Países con liderazgo, instituciones y recursos (científicos, tecnológicos y económicos) la han enfrentado mejor que los desorganizados, improvisados y sin instituciones.

Por Hugo, el búho

Trabajó con el Carlitos Pólit, un contralor titulado en corrupción de alto nivel, y que ahora goza de un exilio dorado en los Miamis Esteites. Pablito, el sub, quien era el segundo al mando nunca se enteró de nada, pero de absolutamente nada sobre las jugarretas de su ex amigo, el Carlitos. Hoy es implacable con aquellos que le ordena el gobierno de Boltaire, y hecho el loco con los amigos de los amigos de sus amigos.

Por Juan Carlos Coéllar y Remedios Sánchez*

El terreno de partida.- En octubre del 2019, el movimiento indígena, junto a sectores populares y barriales, estudiantes, mujeres y población subempleada, logró detener la eliminación del subsidio a los combustibles, el Decreto 883 fue la punta de lanza del acuerdo firmado por el gobierno de Moreno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por Hugo, el búho

Una vez que se hizo realidad la tierna Ley Humanitaria, con votos de sus mansos lassitos, ahora el ilustre banquero, más conocido como el Alvarito tuneado, puede hacer campaña tranquilamente, y persuadir a los desempleados –que él ayudó a despedir- para que se enlassen con el futuro Presidente del país. Lógica de banquero humanitario, sensatez de candidato con póliza a largo plazo, razonamiento de cajero automático con mala dicción.

Por Julio Oleas-Montalvo

El próximo octubre el Consejo Nacional Electoral (CNE) debe convocar a elecciones para el 28 de febrero de 2021. Si no se presenta una intempestiva renuncia −no improbable, dada la presión social y política− y no prospera el golpismo, el 24 de mayo de 2021 el Ecuador tendrá nuevo Presidente, según manda la estropeada Constitución de Montecristi.

Por Juan Cuvi

Difícil saber hasta dónde el Presidente Moreno está consciente de los impactos que provocarán las últimas leyes aprobadas para supuestamente hacerle frente a la crisis. A estas alturas resulta inevitable asociar su imagen con la de esos reyes debiluchos e improvisados que tienen que dar la cara por unos feudos sobre los que ya no tienen autoridad, y donde cada príncipe hace lo que le da la gana.

Orden, disciplina y control son las grandes tentaciones del poder político. Suponen una condición ideal para gobernar, es decir, para conducir a una sociedad hacia donde alguien creer que debe llegar. Los derroteros pueden significar una aproximación a la felicidad o una salida de la desdicha, tal como hoy ocurre con el Ecuador. El gobierno y sus cortesanos piensan que con las decisiones que están tomando nos alejarán de la catástrofe del coronavirus.