Por Hugo el búho 🦉

¡Ganamos! ¡Por fin ganamos! Bueno, siempre hemos ganado (risas del auditorio), pero hoy se sentará en Carondelet uno de los nuestros, uno de nuestro fino abolengo. Ya no necesitaremos mensajeros ni recaderos ni badulaques como el que ya se va. (risas de la primera fila). Hoy es un gran día. Les invito a brindar por Guillermo, por su perseverancia, por su tesón, por sus zapatillas rojas (risas en do mayor). Todo era cuestión de tiempo para que los que saben, gobiernen. Queremos agradecer a Jaime, nuestro hermano de sangre, por su gran apoyo y por nunca desmayar para que los vagos, los del páramo, los “quiero todo gratis”, los comunistas, se salgan con la suya (el auditorio se pone de pie y aplaude por varios minutos). 

Por Hugo el búho

Señor Presidente Constitucional recientemente vacunado:

Tengo 78 años. Tengo diabetes. Tengo hipertensión. No tengo seguro social. Tengo la sensación que una de estas me muero. El covid no perdona. Pero antes de morirme, permítame decirle, con todo el cariño del mundo, que es usted una basura. He odiado a todos los ex presidentes, a todos. Ridículos seres que piensan que les debemos algo por haber hecho nada. Pero usted es un caso excepcional. Usted y sus amigos, usted y el banquero, usted y Nebot, usted y quienes lo sentaron en Carondelet,  merecen todo el desprecio del mundo.

Por Hugo el búho

¡Qué vergüenza! ¡Qué indignación! Ya somos centro de muchas críticas, no solo porque nos ven como negocio y no como centro académico; además ciertos personajes que salen de aquí han sido nefastos en este gobierno, como el ministro Zevallos, entre otros. Y encima usted, usted que se dice ético, que como Canciller debería ser un ejemplo para la juventud UDLA, usted se ha vacunado con otro grupo de privilegiados. ¡Qué vergüenza! 

Por Hugo el búho

Viejos como el odio de dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo oportunista se empozara en el alma… ¡yo no sé!

Se busca a un par de mayorcitos, quienes fueron vistos por última vez en el sector de Chimbacalle. Se sabe que estaban perdidos porque, -se sabe también- su domicilio está ubicado en lugares exclusivos. En su vida han de ver pisado el sur, por lo tanto, se presume que ya están seniles, lo que hace que confundan sur con norte, este y oeste.

Por  Hugo el búho

El Marcelo siempre quiso emular al matraca. Siempre. Lástima que a duras penas se parece en el bigote. Hay que decirlo: podremos detestar al Nebot. Sí. Obvio. Pero, hay que reconocerle su inteligencia, siempre al servicio de los oligarcas que son de su marca. Ha gobernado el país sin sentarse en Carondelet. En cambio, ese clon mal hecho del Dotti es un socialcristiano sin registro sanitario. Un paliducho y balbuceante fachito que tiene la desfachatez de llamarse así mismo, periodista. 

Por Hugo el búho

Y aquí les dejo mi testamento, medio en prosa, medio en verso, pero igual de justo y generoso con los que destruyen la nación al revés y al derecho. Sabrán disculpar los adjetivos de espeso calibre y lo macabro de mis deseos. Pero como ya estoy de partida, el texto debe ser contundente, para que los aludidos entiendan que con la burla y la risa nos vengamos de quienes han jodido al Ecuador. Para ustedes, canallitas, con dulzura y harto amor:

Por Hugo el búho*

Quito, 13 de diciembre de 2020.- Vilma Vargas, la conocida y reconocida Vilmatraca, es caricaturista, artista, arquitecta y dueña de un humor crítico muy original. Tiene una trayectoria de más de veinte años, por el que ha recibido algunos reconocimientos nacionales e internacionales, entre ellos, el Premio Humor Gráfico de las Américas. 

Le pillamos para esta entrevista con La Línea de Fuego en un momento de desintoxicación de la política. “Me saturé”, nos dijo. “Estoy en una crisis existencial, creativa”, aseguró. Ante la insistencia, esta mujer puruhá, oriunda de Riobamba, que vive en Chambo, nos permitió conversar como mandan los protocolos de la pandemia y las nuevas tecnologías: vía zoom. 

Primero nos confesó que no le gustan las entrevistas, “yo prefiero dibujar, lo que yo pienso está en mis dibujos, mis dibujos ya hablan por mí, no necesito hablar más”. Pero ya conectados, sincrónicamente, no nos quedó otra que conversar. 

Por Hugo, el búho

Ya todos saben que CEDATOS no es una encuestadora sino una agencia de publicidad que le regala numeritos al mejor postor. Ya todos saben que el Polibio es un hombre clave si alguien quiere que las cifras estadísticas se multipliquen por arte de magia. Ya todos saben que el margen de error de CEDATOS varía del 5 al 25 %. Sí, la metodología del Polibio es revolucionaria: transformar las matemáticas en alquimia y las encuestas en cuentas por cobrar.

Por Hugo, el búho

Bienhechito. Eso pasa por educar a sus hijos con el pensamiento nalgablanquita socialcristiano. Por eso les salen traumaditos. Para muestra ese Esteban Torres Cobo. Eso pasa por adornar el cuarto del guagua con fotos del Jaime Nebot. Eso pasa por llenar la biblioteca del Estebitan con libros de autoayuda y ponerle espejos hasta en el techo. Si usted quiere un hijo como el Esteban, hijito bien del eterno Torres de Ambato, desde chiquito recítele al oído: vos no piensas, vos solo debes repetir lo que dice tu papito, vos cómprate un carro lindo y dedícate a ser fiel copia del original. Y ya.

Por Hugo, el búho

Muero del asco y de la rabia, vecina. ¡Quédecreer tanto candidote que quiere ser Presidente! Ni que irse a vivir al Carondelet fuera la gran cosa. Uno más chimbo que otro. Yo qué le dije, vecina. Si usted pensaba que este gobierno era lo peor que le pudo haber pasado al país, never. Las desgracias nunca vienen solas y para muestra diecinueve botones. ¿Revisó la papeleta de tanto graviche que se postuló? ¡Madre de todos los santos! ¡Puro rascuache!

Por Hugo, el búho

Como sabemos que la popularidad del gobierno ecuatoriano está lamiendo el piso, aquí les proponemos una campaña publicitaria audiovisual gratuita. De esta manera, aportamos para lavar la imagen deplorable del régimen, de paso, que se ahorren esa platita. Porque estamos convencidos que este gobierno es bueno, bien alhaja de lunes a viernes y hasta caritativo los sábados y domingos.

Y Voltaire lo dijo así, como si la sopa siempre fuera primera que el arroz. Con un convencimiento de hombre de ciencia que sugestiona al más incrédulo. Roldán, a quien en Carondelet le llaman el carpintero pobre: porque no tiene ni un metro, debió llorar en silencio como cuando sintió la primera cornada de un becerro en salva sea la parte;la Romo se puso la mano en el pecho y cantó ¡Salve, oh patria! ¡Mil veces Oh patria! ¡Y tu pecho, tu pecho Voltaire!