Por Ela Zambrano

La gestión de los seis grandes desastres naturales que ha debido afrontar el país en las últimas décadas, le ha costado aproximadamente 136.000 millones de dólares, una cifra extremadamente alta para una economa pequeña como la del Ecuador, ésta cifra es superior al PIB de 2019. Con ese dinero se habrían podido construir 747 hospitales públicos. La mala gestión de riesgos desde los Ejecutivos nacional, provincial y cantonales, a lo largo de nuestra historia, han dejado pérdidas humanas y económicas.

Carolina Portaluppi, vocera del colectivo Ecuador con Gestión de Riesgos, recuerda que el Ecuador es un país expuesto a varias vulnerabilidades y debido justamente a la falta de una política de gestión de riesgos, ciertos eventos de la naturaleza se han convertido en desastres y cita como ejemplos el Fenómeno del Niño 1982 – 1983 (Osvaldo Hurtado);  los terremotos y la rotura del oleoducto en 1987 (León Febres Cordero);  el fenómeno del niño 1997-1998 (Fabián Alarcón);  las inundaciones del 2008 y el terremoto de 2016 (Rafael Correa); y, la pandemia por covid-19 (Lenín Moreno). Con este recuento, Portaluppi demuestra que en la agenda de la y los candidatos a la Presidencia, debería incluirse la gestión de riesgos como una política para tomar muy en serio.