Por José Luis Bedón*

Desde el Primer Levantamiento de las Nacionalidades y Pueblos en 1990, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) ha sido objeto de reiterados intentos de división impulsados por sectores sociales que ven en ella una amenaza al orden establecido. Las clases dominantes, particularmente los terratenientes de la Sierra, rezagos de un régimen colonial basado en la propiedad feudal sobre la tierra, ligados a un sector jerárquico de la iglesia Católica (Opus Dei[1]) se declararon en los enemigos de la emergente organización social que inició una serie acciones de lucha por ser reconocida como nuevo actor social y político; que más allá de la tradicional lucha campesina, percibida así por un sector de la izquierda en un momento anterior de la historia, planteaba una lucha por el reconocimiento y la autonomía de las nacionalidades y pueblos indígenas del Ecuador. A pesar de ello, la emergente Conaie, devenida de organizaciones precedentes como la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI), fundada por el Partido Comunista del Ecuador, se nutre de la ideología de la lucha de clases y la transformación revolucionaria de la sociedad para enarbolar y ampliar su propia agenda.

Por Gerard Coffey y Ela Zambrano

Quito, 19 de octubre de 2020.- Un año después del estallido, Línea de Fuego conversó con el pensador Alejandro Moreno sobre las significaciones de octubre de 2019 en contraposición con la agenda neoliberal del gobierno de Lenín Moreno, la pandemia y las repercusiones que se expresan en la papeleta electoral.

Alejandro Moreano es uno de los mayores exponentes de la tradición crítica ecuatoriana. Infatigable pensador en torno a la historia política y cultural del país, la emergencia de la modernidad, la idea de emancipación y la crítica al poder, la creación literaria en Ecuador y América Latina

Por Jaime Chuchuca Serrano*

El proceso electoral ecuatoriano 2021 está influenciado por la correlación de fuerzas del Levantamiento de Octubre. Hay tres binomios que expresan el proceso histórico del Estallido y la decadencia del moreno-correísmo, de los cuales saldrá probablemente el futuro presidente y vicepresidente/a: Guillermo Lasso-Alfredo Borrero, Andrés Aráuz-Carlos Rabascall o Yaku Pérez-Virna Cedeño.