En tierras renanas vuelve a debatirse intensamente sobre la vida y los derechos de propiedad. De los miles de personas movilizados -cada vez más- en Alemania para defender los restos de un bosque milenario, muchas quizá no saben o no recuerdan que un alemán, en 1842, en la misma Renania, reflexionó sobre las fronteras público-privadas teniendo la vida como objetivo fundamental.