La Gran Depresión de 1929, una de las crisis económicas más graves que ha conocido la historia contemporánea tuvo como asiento principal a EEUU. Además de la caída del mercado de valores en el Crac del año 29, otros acontecimientos relevantes fueron la deflación (descenso generalizado de los precios de los bienes y servicios), las caídas dramáticas de la demanda y de los créditos.