Por Pablo Ospina Peralta*

Dos análisis publicados recientemente por el portal GK, firmados por Ricardo Viteri y Javier Rodríguez, concluyen que el voto nulo fue un factor determinante para explicar la derrota de Andrés Arauz (UNES) en segunda vuelta. La suposición es clara: si las personas adicionales que votaron nulo en la segunda vuelta (740 mil votos)[1], no hubieran votado nulo, esos respaldos se hubieran dirigido a favor de Arauz. Como Guillermo Lasso ganó por una diferencia de 440 mil votos, el voto nulo habría bastado para darle la victoria al correísmo.