Tomado de Alainet.org*

Julian Assange se salva de ser extraditado a EE.UU., según la sentencia dictada el 4 de enero de 2021, en la Corte de Westminster, Londres, por la jueza Vanessa Baraitser, en consideración de que las condiciones carcelarias en ese país implican un riesgo real de suicidio para el fundador y (ex) editor en jefe de Wikileaks.  La jueza ordenó su libertad, pero la fiscalía apeló y se tomará una decisión al respecto este miércoles 6.  No obstante, la jueza apoyó la mayoría de argumentos de la fiscalía respecto a los motivos de la acusación y desechó los argumentos de la defensa.

En tal sentido, si bien la sentencia de hoy representa una primera victoria para Assange –y de paso una condena moral respecto a las pésimas condiciones del sistema carcelario estadounidense– la amenaza que este caso representa para la libertad de prensa en el mundo sigue intacta y podría reactivarse en la corte de apelaciones.

Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”, decía el escritor George Orwell. “El periodismo es libre o es una farsa”, lo dijo el periodista argentino Rodolfo Walsh. “Tengo un defecto gravísimo para el ejercicio de mi profesión: creo que el periodismo es un servicio público donde debe primar la verdad y no los intereses de los políticos, los empresarios, los banqueros, los sindicatos o del que me paga”, enfatizó la periodista española Julia Navarro.