Por Ileana Almeida 

La imagen que la mayoría de los ecuatorianos tiene  de los indígenas es ajena y lejana. La palabra indígena apenas se ha pronunciado en los discursos de los presidenciables. Sin embargo, los antepasados de los indígenas han existido en el territorio ecuatoriano durante miles de años y  ahora sus descendientes sobreviven con su propia personalidad y problemas. La deteriorada imagen que se ha forjado de ellos se origina en la injusticia de los tiempos coloniales, en la usurpación de tierras, la  negación de las culturas y el desconocimiento de las lenguas, y en la explotación económica y ecológica.