Por Ileana Almeida

Las pirámides truncas y otras construcciones de Cochasquí, situadas en una amplia llanura en el declive de las faldas del volcán Mojanda, entre los ríos Chota y Guayllabamba, dan testimonio de la existencia del pueblo  caranqui entre los años 850 a.C. y 1550 d.C. Son testimonio de lo que conocía y deseaba conocer.